La gente reaccionó de la peor manera

A los 30 minutos del segundo tiempo, hinchas de River se subieron al alambrado, rompiéndolo y provocando el accionar de los bomberos y el parate momentáneo del partido. Siempre lo mismo…

Algunas cosas no cambian más. A falta de 15 minutos del final de un partido que estaba sentenciado a favor de Vélez, unos pocos hinchas (o barrabravas) de River se colgaron del alambrado que separa la popular del verde césped.

Tras un rato de tironeo, el alambrado desistió, provocando que el árbitro Loustau frene el encuentro. Para apagar el fuego que había en la popular, los bomberos utilizaron las mangueras, dándoles a los violentos el protagonismo que buscaban.

Mientras el palco donde se ubicaban los dirigentes comenzaba a vaciarse, empezaron los insultos para el presidente: “Passarella botón, Passarella botón, vos sos hincha de Boca…”.

Los jugadores no quedaron exentos de la bronca popular, desde donde se entonaba el clásico “jugadores, la c… de sus madres, a ver si ponen huevo, que no juegan con nadie”, mientras se veían butacas azules volando desde el sector de platea.

Quien no recibió insultos fue Almeyda, más allá de algunos cantos a favor de Ramón Díaz. Tras el partido, el DT declaró “estar al margen” de todo esto, a pesar de reconocer como “normal” la reprobación de la hinchada.

Por Matías Navarro García