¿Trezeguet es ídolo?

Si bien él se siente solo querido por el hincha de River, el tema se disparó con todo y Pasión Monumental se prende en un debate interno.  VOTA EN LA ENCUESTA.

En una nota con Olé, David Trezeguet sentenció que no se siente ídolo. Y reforzó su concepto: “El reconocimiento de la gente es algo único, me emociona mucho y es cierto que al venir a la Argentina experimenté un cambio importante, porque empecé a descubrir cosas que nunca me habían pasado. Pero acá pasaron Francescoli, Alonso, Ortega o el mismo Almeyda, jugadores que marcaron una época en River e hicieron una carrera más larga y con más títulos que la mía”.

La discusión se propagó en las redes sociales, entre aquellos experimentados hinchas que respetan a las glorias y los más jóvenes, quienes con otro paladar buscan tener un referente que los identifique. Pasión Monumental se prendió en la discusión y dos de sus periodistas debaten a través de las siguientes columnas. Porqué sí y porqué no.

NO
La intención de esta columna no es, bajo ningún concepto, denhostar a David. Su tremenda jerarquía no admite discusión. Su amor por el manto sagrado es innegable. Su aporte en la mala, cuando a muchos les temblaban las piernas, esperanzó hasta al más pesimista. La realidad es que Trezeguet es de esos jugadores que podrían haber jugado en el mejor River, y aún así, al lado de los mejores,  se hubiera destacado. Pero por varias cuestiones, por lo menos para quien suscribe, Trezeguet aún no es ídolo. Pensemos lo que le costó a Francescoli, por ejemplo, a mediados de la década del 80 seducir al exigente paladar del pueblo Millonario. Hasta que lo hizo. Pensemos en el Beto Alonso y la pelota naranja. O en Ramón. O en el gigante Angelito. Idolos cuando ser buenos no alcanzaba. Había que ser mejores. Recuperemos esa exigencia. Cuidemos el paladar. Y a David no lo apuremos. No es ídolo aún, pero tiene todo para serlo.

Por Sebastián Leanza

SI

¿Desde cuándo para ser ídolo hay que ganar algo? ¿Cuántos jugadores que actualmente juegan en Primera son ídolos? Pocos. El caso de Trezeguet y su vínculo con River es muy fuerte. David tiene un sentido de pertenencia muy grande con el club, aún habiéndose criado lejos de Núñez. River no sólo cuenta con un delantero impresionante, sino que además debe “cuidarlo” para que sea un embajador en el futuro. O dirigente. O lo que sea… Es incomprobable saber si con sus goles el equipo de Almeyda hubiera ascendido, pero su aporte en la B fue fundamental, con goles y un liderazgo que otros no tuvieron. Que el hincha está necesitado de ídolos, no hay dudas. El último fue Ortega, echado por la ventana. Pero ídolo igual, porque a ellos los hace la gente. Claro que Trezeguet no está a la altura de los Alonso, Francescoli o el citado Burrito, pero para los tiempos que corren es la bandera en la que debiera encolumnarse el mundo River. Un líder hacia la victoria.

Por Leandro Buonsante