Difícil, pero con buenos recuerdos

River vuelve al Cementerio de los Elefantes para visitar a Colón. Así como alguna vez se llevó un 1-5, el equipo Millonario también supo festejar. La última vez, en 2010, con goles de Lamela y uno agónico de Pavone

El último partido en el que River visitó a Colón en el Estadio General Brigadier Estanislao López, ganó con un agónico gol de Mariano Pavone. Fue una victoria apasionante la de aquel domingo 5 de diciembre de 2010, por la Fecha 17 del Torneo Apertura. El local desde el arranque comenzó ganando el partido por intermedio de Iván Moreno y Fabianesi. El empate transitorio para River lo logró Erik Lamela tras una muy buena jugada y en el segundo tiempo, cuando parecía que el partido terminaba, el árbitro del aquel partido, Juan Pablo Pompei, dejó seguir y Pavone selló el 2-1 final.

En su regreso a la máxima categoría, River visita una cancha difícil, pero de buenos recuerdos. Es cierto que el equipo de Roberto Sensini llega a este partido como uno de los mejores equipos de la actualidad, incluso su presente lo revalida con triunfos y números. Pero River es una situación diferente para el equipo santafesino. Desde el Apertura 2001 hasta la fecha, se han jugado 10 partidos en el Cementerio de los Elefantes y el Millonario ganó 6 encuentros, empató dos y perdió la misma cantidad.

River hilvanó tres triunfos consecutivos entre 2003 y 2005, marcando ahí su mejor estadística jugando en Santa Fe.

La historia en general también se inclina a favor de River: sobre un total de 62 partidos, venció en 33, con 116 goles a favor, mientras que Colón celebró en 11 ocasiones con 75 gritos. Se registran 18 empates.

La máxima goleada para River se dio bajo la conducción técnica de Américo Rubén Gallego: goleó 4-1.

En el marco histórico, también se puede armar un equipo con ambas camisetas. Aquí va uno: Joaquín Irigoytia; Ariel Garcé, Alexis Ferrero, Horacio Ameli, Federico Lussenhoff; Julio Toresani, Cristian Ledesma, Federico Higuaín; Cristian Castillo; Esteban Fuertes y José Sand.

Por Roberto Blanco