Almeyda sacudió al Burrito

“Si Ortega ama a River, debió estar con nosotros”, picanteó el Pelado. Grandes amigos en el pasado, la relación ya no tiene retorno.

“Yo con él no tengo nada que limar, acá hubo gente que se ha metido en medio a meter cosas extrañas. El pensamiento que tengo hacia Ortega es el mismo que el que tuve cuando lo conocí a los 15 años, después el hecho de que yo no lo haya querido como jugador ha generado malestar en muchas personas que han aprovechado en decirle algo a él. Siempre lo quise en River y era pensando en un futuro que podia ser parte del cuerpo técnico nuestro y si realmente ama a River podría haber estado con nosotros. Pero no tengo nada con él, es como que siempre estoy pidiendo disculpas y me estoy cansando de eso. Si él tiene algo conmigo sabe mi número, me llama y me lo dice”.

Matías Almeyda considera a Ariel Ortega como uno de los mejores amigos que le dio el fútbol. Lo confesó en su libro, Alma y Vida. Sin embargo, luego de la pelea que tuvieron el año pasado, cuando el Pelado se hizo cargo del equipo y el Burrito fue descartado para jugar en la B aún siendo futbolista Millonario, la relación se quebró. Y no tiene retorno.

Si bien Almeyda le ofreció al jujeño ser parte de su cuerpo técnico, éste no aceptó y prefirió seguir jugando. No anduvo bien en Defensores de Belgrano, pero las ganas de regresar a Núñez siempre estuvieron. Sin embargo, el Burro, que tenía contrato con River hasta el final del mandato de Passarella (para tenerlo atado al club más que por convicción), optó por rescindir de común acuerdo. Y anunció, con dolor, su retiro del fútbol.

En diálogo con Radio Rivadavia, el DT se despachó. Consultado por el posible partido despedida que tendría Ortega a fin de año, en el Monumental, Almeyda respondió fuerte. “El partido es de él. Yo no soy de guardar rencores, mientras él esté contento está bien. Yo lo quiero bien a Ariel, siempre lo quise, siempre traté de protegerlo desde algun lugar. Ojalá que se haga rápido el partido porque lo merece, la gente de River merece despedirlo por todo lo que dio, por el cariño que le tienen, y merece un reconocimiento de todos y que se vaya por la puerta grande”.

Almeyda, como pinta la historia, no estará en el adiós al último gran ídolo de River.