Para ellos, regenerativo

En un clima distendido tras la gran victoria de ayer, los once que arrancaron ante Tigre no se exigieron en la práctica de hoy.

Cuando se gana, se nota. El aire que se respira es otro. Mas allá de los errores que se cometieron ante Tigre y que pusieron en riesgo un triunfo que pudo haber sido más amplio, el clima es el mejor en mucho tiempo. La mochila ya no es tan pesada.

Como suele ocurrir el día después de un partido, la práctica de los titulares se resumió a tares físicas, de no mucha exigencia sino que de ablande tras el desgaste lógico que acarrea un partido como el de ayer, en el cual se corrió y mucho.

Pensando en San Lorenzo, Almeyda planea algunas variantes, sobre todo de mitad de cancha para atrás, donde no quedó del todo conforme. También se espera por la recuperación de Trezeguet. Hay tiempo para trabajar.