La lluvia volvió a suspender la fecha

Una vez más, River y Huracán no pudieron disputar la quinta fecha de la Copa Campeonato. El mal clima impidió que se jugara la jornada en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Apenas unos pocos autos pertenecientes a familiares y amigos de los jugadores de la Cuarta división de Huracán, el personal de seguridad y los dos equipos haciendo los movimientos precompetitivos dentro de la cancha 2. Ese era el panorama a las 10 de la mañana, todas las condiciones parecían estar dadas para que, luego de una fecha una postergación, los chicos de River y Huracán se enfrenten en el predio de Ezeiza.

Pero a falta de tan solo diez minutos para el comienzo del encuentro, las lluvias comenzaron a tomar fuerza y Nicolás Carrasco, arquero titular del Millo debió abandonar la cancha principal del predio donde estaba realizando trabajos de pre calentamiento con el colaborador Cesar Eduardo Montes. Mejor suerte tuvieron sus compañeros, quienes todavía se encontraban en el vestuario y los chicos de Huracán, quienes aguardaban en el vestuario visitante a la espera de una confirmación oficial.

Una vez conocido el llamado de las autoridades del encuentro, ambos equipos permanecieron en el Anexo Ezeiza unos veinte minutos a la espera del cese de la lluvia, donde luego se retiraron en micro junto a Osvaldo Varela, uno de los delegados de las divisiones inferiores de River.

La lluvia tomó protagonismo en la jornada de divisiones inferiores. Fueron suspendidos todos los encuentros de la Copa Campeonato que se disputaban en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Solamente hubo actividad en Rosario y Santa Fe, donde se midieron Newell’s Old Boys ante Boca y Colón ante San Lorenzo, aunque únicamente en categorías mayores.

Por Roberto Blanco