Funes vive

(GALERÍA DE IMÁGENES INCLUIDA) Con dos goles del mellizo, River logró los primeros tres puntos del campeonato. Luego de un flojo primer tiempo, lo levantó en el segundo y superó a Estudiantes por 2 a 0.

River se despertó. Luego de un debut para el olvido, el equipo necesitaba cambiar la imagen y comenzar la senda del triunfo en el torneo. Bajo una incesante lluvia, los de Almeyda pudieron darle una alegría a la gente, aunque al principio era algo que se veía como una tarea difícil.

El primer tiempo fue más de lo mismo. El equipo mostró las mismas falencias y la misma falta de ideas en ataque que en el encuentro ante Belgrano. Las únicas insinuaciones de River fueron centros sin destino de Carlos Sánchez y Leonardo Ponzio y alguna aparición de Manuel Lanzini, que al igual que en el debut perdió lucidez tirado por izquierda. De hecho, si el Millo no se fue con una derrota al entretiempo fue porque Diego Abal obvió un claro penal de González Pirez a Maximiliano Núñez.

Pero en el complemento se pudo ver otra actitud por parte del equipo. Desde los primeros minutos, los jugadores se mostraron dispuestos a cambiar la historia y ya desde el inicio llegaron con peligro al arco de Justo Villar. A los 4′ Manuel Lanzini quedó mano a mano ante Villar, pero terminó mal la jugada y Angeleri la sacó por arriba del travesaño. Y a las 8′ las ganas de River se vieron reflejadas en el primer gol del encuentro: luego de una asistencia de Trezeguet, Gabriel Funes Mori quedó solo ante el arquero paraguayo que, luego de la atajarle el remate, dio un rebote que el Melli empujó de zurda al arco.

A partir de allí, se vio lo mejor del equipo. River fue superior a los de La Plata durante todo el segundo tiempo e incluso tuvo más oportunidades de ampliar el marcador, aprovechando los errores de la endeble defensa pincharrata. Almeyda movió el banco e hizo ingresar a Martín Aguirre por Ezequiel Cirigliano y minutos más tarde a Ariel Rojas por Manuel Lanzini, para reforzar la banda izquierda, el único sector por donde había comenzado a inquietar Estudiantes. Y esa superioridad tuvo su fruto a los 21′, cuando nuevamente Funes Mori definió, esta vez de manera impecable, un nuevo mano a mano ante Justo Villar.

River mostró dos caras. Como se viene repitiendo hace varios partidos, un flojo nivel en el primer tiempo y una mejor imagen en el segundo. Lo importante es que el equipo recuperó la confianza, mejoró desde lo futbolístico y demostró que puede estar a la altura de cualquier equipo de la Primera División. Además, Funes Mori se reconcilió con el gol y pasó de las críticas a los aplausos para darle un triunfo vital a Almeyda. Sí, esta tarde el Pumita pudo más que el León.

Por Antonella Valderrey

Imagen: Nicolás Aboaf