“Trato de acompañar desde el silencio”

Enzo Francescoli habló del presente de River, de su relación con Passarella y expresó que su mejor manera de ayudar es manteniéndose lejos de la vida política del club.

Es, sin dudas, uno de los máximos ídolos de la historia. Su palabra está más que autorizada y aunque a muchos hinchas les gustaría que forme parte activa dentro del club, Enzo entiende que no es la mejor manera de colaborar: “Trato de acompañar desde el silencio y que trabajen quienes están. No me gusta hablar sin estar adentro del club, cuestiones políticas, de manejo de la institución, del equipo profesional. Cuando uno tiene un lugar como el que ocupo yo, con la influencia que pueden tener mis palabras, es muy difícil opinar”.

Por otra parte, habló del presente que atraviesa la institución y expresó que el hincha tendrá que ser muy paciente para volver a ver al River histórico: “Se necesita mucha paciencia, queda un camino de volver a los mejores momentos, pero lleva tiempo porque el club no está bien económicamente y eso hace que el camino sea mucho más lento de lo que debería ser”, expresó Francescoli en “El Show del Superclásico”, por Radio Mitre.

Además, hizo referencia al trabajo de Matías Almeyda como entrenador y a su decisión de hacerse cargo del equipo en el peor momento: “Creo que lo decidió más con el corazón que con la cabeza. No sé si era el ideal para él y para el club, pero era aceptar lo que el sentía, de darle al club lo que podía, más allá de su capacidad o experiencia como técnico y eso es admirable”.

En cuanto a su relación con el presidente y su vínculo con el club, dijo: “No voy donde no me llaman, no me gusta participar como hincha porque lo que puede significar. Los hinchas me quieren y eso puede mortificar a los que están trabajando actualmente. Son ellos los que tienen que acercar a la gente que puede ayudar, en eso no puedo hacer nada”.

Y agregó: “No espero que me llame Passarella, pero si pasa no tengo inconveniente en hablar. En su momento me comunicó que iba a hacer una campaña y me ofreció involucrarme. Lo que le dije en ese entonces es que no éramos compatibles en ese punto porque Daniel, por su trayectoria, no iba a tomar decisiones solo políticas y creía que íbamos a entrar en un conflicto”.

También explicó cómo fue su acompañamiento a D’Onofrio en las últimas elecciones: “Mi participación en la campaña fue lo más pasiva posible en cuanto a lo político y lo más activa en lo futbolístico. La idea era preparar una estructura deportiva, un centro de formación para los jóvenes, pero a partir de allí me alejé de la política y quizás se malinterpretó”.

Por último, opinó sobre la reciente decisión de Ortega de retirarse del fútbol profesional y manifestó que el Burrito merece un partido homenaje en el Monumental como el que tuvieron él y Alonso: “El cariño que tiene la gente por Ariel es increíble, está intacto, ojalá que lo pueda hacer. Se lo merece, le ha dado mucho a River, en sus momentos difíciles siempre intentó no enquilombar más las cosas, creo que es muy importante, ojalá todos los riverplatenses lo podamos acompañar en su despedida”.