Con los ídolos, contra el presidente

En la vuelta, la gente se hizo escuchar. Cantó por Cavenaghi y el Chori Domínguez, pero ardió contra Passarella. 

Bruma, niebla, cielo cerrado. Y qué va…

El Monumental estalló. Con pocas banderas, por la nueva disposición del organismo de seguridad, que prohíbe los trapos que exceden los 2 x 1 metros. Pero la vuelta tuvo su marco esperado. Lamentablemente, el final no tuvo nada para festejar. Pero fue una tarde noche especial.

Primero, porque antes de empezar el partido, desde el seno de la tribuna comenzó expandirse el “Cavegooool” y “Chori, Chori”, en clara señal que a la gente aún le duele las salidas tumultuosas de Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez. Eso sí: antes de gritar por los ex River, el hincha entonó “David, David”, vivando al futbolista más querido de la actualidad: Trezeguet.

Con el 1-2 consumado, el escarmiento se hizo sentir. “Passarella botón, vos sos hincha de Boca la puta madre que te parió”, se escuchó, claro, quizás como nunca desde que el Kaiser es el presidente.

Nervios. Ilusión. Ganas de ganar. Una tremenda decepción por la caída final. Respaldo a los ídolos. Ultimatum al que conduce los destinos. Por todos esos momentos pasó el hincha en el regreso a Primera.