¿El nuevo Locarno?

Jonathan Bottinelli, que llegó a River en condición de libre, figura como jugador de Unión San Felipe en los registros de FIFA. El presidente de dicha entidad, Raúl Delgado, está siendo investigado.

Había llamado mucho la atención la suma que se había pagado por Bottinelli. No porque el jugador no valga los casi dos millones que se abonaron por su pase, sino porque llegaba con la ficha en su poder, lo que habitualmente provoca que se arregle un contrato por un determinado período de tiempo con el jugador sin comprar el pase al no existir una institución dueña de sus derechos económicos del futbolista en cuestión en la transacción.

Insólitamente, el pase del ex San Lorenzo pertenece a Unión San Felipe, modesto equipo del futbol chileno, donde Bottinelli no pasó ni cerca. Lo concreto es que esos 1.950.000 de dólares habrían ingresado a la institución trasandina. Además, existe una clausula que obliga a River a abonarle a San Felipe  550 mil dólares más en caso de que el defensor juegue el 25% del torneo inicial. Es decir, cinco partidos.

Esta novela no termina acá. El presidente de Unión San Felipe, Raúl Delgado, está siendo investigado por su participación y la de su club en esta historia. Los fantasmas del Locarno de Suiza, aquel ignoto club utilizado como un paraíso fiscal en la época de Aguilar, amenazan con aparecer una vez más, lamentablemente, en el mundo River.