CARTA DE UN SOCIO A PASSARELLA

Estimado señor Daniel Alberto PASSARELLA

Usted se ha perdido la oportunidad histórica de pasar a formar parte de la historia grande del club, como lo han hecho otros grandes hombres. Le nombro a uno solo: DON ANTONIO VESPUCIO LIBERTI. Supongo que sabe quién fue.

Como primera medida, quiero que sepa quién escribe esta carta: un hincha-socio de verdad, un hombre de tablón, cuyo interés es solamente ver al MAS GRANDE EN EL LUGAR QUE CORRESPONDE. Además, este hincha, acompaña al equipo por casi todo el país.

También, como dato ilustrativo, le puedo asegurar que he visto más a RIVER que usted, dado que por mi edad, cuando yo iba a la cancha, usted no había nacido. Entre mis pergaminos, tengo visto su debut en Mar del Plata y después toda su carrera, hasta cuando el GRAN ANGEL le dijo “jugás de tres o no jugás”.

Pienso que ahí, el error fue compartido. Usted fue un gran central, yo he visto muchos jugadores en su puesto y sobre todo en RIVER, EL MAS GRANDE. Pero me parece que usted fue el mejor y no hago comparaciones porque son odiosas, son otros tiempos, otro fútbol, etc.

Usted tuvo todo en sus manos: récord de votantes (no importa como ganó, si bien o mal, no pongo nada en dudas). Usted ganó y se encontró con desavenencias internas, comisión directiva dividida, desastrosa economía, un club casi fundido, deudas por doquier, sin publicidad, sin plantel profesional, sin inferiores, casi en el descenso (ud después lo mandó), sin rumbo social, sin presencia en el mundo, sin marketing y no sé cuántas cosas mas. Qué pena todo esto, ¿no?

Deberíamos estar hablando de Copas Libertadores, de giras por el mundo… Pero esto es lo que hay, o mejor dicho, lo que dejaron y que usted está por liquidar.

Aquí viene el quid de la cuestión, señor Passarella: no es lo mismo ser un gran jugador, un gran capitán, un gran técnico (aquí tengo mis dudas), el defensor más goleador de Europa. Lauros que usted se ha ganado con creces, y que son muy respetables y respetados. Todo esto no amerita ser un buen dirigente. Los hechos lo están demostrando día a día.

Señor Passarella, cuántos errores y… todos juntos. Que desprolijidad en el manejo de la institución, en el fútbol profesional, en el fútbol amateur, en el manoseo de los socios, en el cambio de escenario por los conciertos, el estado del estadio, el estado del campo de juego, el canje de entradas, la apertura de la cancha en horarios inverosímiles, los cacheos a destiempo …

Lo invito a entrar a la cancha un día de un partido importante. Da pena la organización, con la cantidad de disfrazados de seguridad que no sirven para nada, porque no tienen capacidad ni poder de policía .

¿Qué miedo tiene? ¿Por qué gastan tanto dinero en estas cosas? ¿O el tema es otro ($$$$$)? ¿Qué me dice de las provocaciones que causa la barra por todos lados, la falta de seguridad de los quinchos, los desmanes de los desconocidos de siempre?

Ah, me olvidaba de la historia para comprar una platea para ir de visitante. Que locura, cuándo se va a terminar esto. En realidad, el gil soy yo, que va a todos lados. Pero bueno, nací de River y me voy a morir de River.

Los socios no saben qué pasa en el club, usted no da conferencias, no habla con el periodismo, no escribe una columna informativa aunque sea en el sitio oficial. No se lo ha visto por casi ninguna cancha, y cuando fue tuvo problemas, como en Almirante Brown. Esto no me lo contó nadie: yo estuve a 50 metros suyo y lo vi todo.

¿Qué le pasa, señor Passarella? ¿Le pesa el cargo? ¿Tiene miedo o es incapaz para gobernar? ¿No pensó en el ejercicio del poder y los problemas que esta función le traerían?

Señor Passarella, usted todavía está a tiempo. Deje su soberbia, que yo particularmente creo que no es soberbia. Para mí es miedo, miedo de no saber tomar decisiones correctas.

Usted está haciendo lo que decía el Toto Lorenzo: “no hay mejor defensa que un buen ataque”. Y usted, con sus actitudes, ataca y falta el respeto a los socios del club más grande el país.

Medite, señor Passarella. Juntesé con gente que lo asesore como corresponde y no de adulones. Déjese ayudar. RIVER ES MAS GRANDE QUE SU EGO O SU MIEDO, Usted tiene todo en sus manos nuevamente.

Logramos entre todos (50.000 personas de promedio por partido) que RIVER volviera a Primera, lugar que nunca debió haber dejado y al cual usted lo mandó. Agradézcale a DIOS y a ALMEYDA, que tomó la brasa al rojo vivo y lo salvó a usted y a su comisión directiva del desastre total.

Yo creo que usted sabía lo que se le venía si no se ascendía el 23-06-2012, fecha INFAME para el hincha de RIVER y de la cual usted tiene mucho que ver. POR ESO SE ARRIMÓ AL PLANTEL EN LAS ÚLTIMAS FECHAS. HASTA ESE MOMENTO LO IGNORABA.

Está por comenzar un nuevo torneo y River está nuevamente en el lugar que nunca debió dejar. Aproveche esta oportunidad, fíjese en los jugadores que contrata, escuche la opinión del técnico y sus necesidades, para eso dirige el grupo. No invente fantasías de jugadores a los que no les interesa ni el club, ni su camiseta, ni la Argentina. A saber: Guti, Saviola, Aimar, D´Alessandro, Crespo, Lugano y otros tantos que en este momento no me acuerdo.

Sr. Passarella, pareciera ser que usted, a pesar de su trayectoria y mundo, no ha aprendido nada de los directores técnicos y directivos que tuvo.

DEJESE AYUDAR, TODAVIA ESTÁ A TIEMPO. No forme parte de esa lista de innombrables que tiene el club. SALVESE, todavía puede. FIJESE ESTOS NOMBRES: PLATINI, BECKENBAUER, PELE, CRUYFF, DI STEFANO, YASIN, KUBALA, EUSEBIO. ¿Por qué usted hace todo lo contrario para no pertenecer a esta galería internacional?

Con mi mayor respeto

JUAN CARLOS LEAL