El desahogo del nuevo comienzo

River Plate termino campeón del torneo que nunca tendría que haber jugado.

En el final del encuentro, muchas lágrimas, un enorme desahogo, hermosos abrazos, una muestra amor intenso de millones de personas a un club denominado RIVER PLATE.

La gente que tuvo que soportar el F5, el canje en un solo día laborable, una tribuna clausurada y un operativo de seguridad espantoso, se desahogó de una manera muy emotiva.

En un marco fabuloso, casi no se notaba la presencia de la barrabrava- que al llegar apartó a los hinchas de River de un modo violento y repudiable-, con pocas banderas que hablan de barrios y de personas y no de RIVER, y el primer equipo respondió a las exigencias de la gente y consiguió el triunfo.

¿Si fue un triunfo merecido? Me inclino a que no lo fue. River volvió a jugar mal como la mayoría de los partidos que tuvo en el torneo y gracias al juez de línea y a David Trezeguet, se abrió el marcador y se logró la victoria tan necesaria y ansiada.

Ariel Arnaldo Ortega había señalado el último 6 de junio, que “sin Trezeguet, hoy River estaría cuatro puntos abajo”.

Pero, había que ganar y se ganó. Había que salir de ese torneo que nos enviaron a jugar y se salió, eso es lo que hay que rescatar para un nuevo comienzo.

Me queda la espina de no estar en la final de la Copa Argentina, allá para el 8 de Agosto en la tierra sanjuanina, era una oportunidad histórica para dar vuelta la taba, para inflar el pecho, para ganarle a ellos. Pero en la agenda del presidente no estaba entre los objetivos para recuperar la grandeza.

Esto recién empieza.

Ahora vamos por todo. Vamos por Vélez Sarsfield, por Racing, por Independiente, por Boca, vamos por todos.

Queremos ganarle a cada uno de los equipos que nos toque enfrentar. Ganar el campeonato N° 34 y volver a jugar la Copa Libertadores. Queremos sacarles 10 campeonatos de ventaja.

No hay que olvidar jamás las decisiones y los responsables que nos llevaron a jugar este torneo que pasamos y pensar en el futuro. Porque de lo contrario no hemos aprendido nada y podremos repetir los mismos errores y tropezones del pasado.

No veo la hora de tener el fixture y de ver las incorporaciones que intentará traer la dirigencia.

Hoy estamos relajados, aliviados, contentos, pero ahora es el momento de cerrarle el culo a todos en la CANCHA, hay que demostrar lo que es River en la cancha.

No podemos perder más tiempo. Ya hemos regalado demasiado para tener 14 millones de hinchas, el mejor estadio de América, 33 campeonatos, 2 Libertadores, 1 Copa Intercontinental, 1 Copa Interamerica, Angel Labruna,  Norberto Alonso, Amadeo Carrizo y tantos otros.

Que el árbol no nos tape el bosque, hay mucho por delante, mucho para mejorar, muchos puestos por reforzar porque para ser Campeón hay que hacer las cosas bien, estar en los detalles, tener buenos jugadores, tener variantes y muchas cosas más.

Sigamos con el apoyo incondicional, con la exigencia, con objetivos de grandeza: porque esto es RIVER y hay que salir CAMPEÓN. SIEMPRE.

Por Gastón Corti