Uno x uno

Pasión Monumental analiza el rendimiento de cada jugador en el último partido de la temporada. Rogelio Funes Mori, el mejor.

Daniel Vega (6): le sacó una clara a Nievas de caebza y no falló jamás de arriba.

Luciano Vella (4,5): flojo en las subidas, se distrajo por un golpe en una jugada que casi termina en gol de Almirante.

Jonatan Maidana (5): con la cabeza vendada, reboleó mucho, pero no se complicó solo como venía pasando en los últimos partidos.

Leandro González Pirez (5): se excedió con el pelotazo frontal, pero no pasó grandes sofocones.

Ramiro Funes Mori (5): correcto como tres, también abusó con los bochazos.

Leonardo Ponzio (6): probó sin éxito desde afuera, pero sus tiros fueron chances concretas. Aportó experiencia y tranquilidad.

Ezequiel Cirigliano (5): el único que siempre intenta serenar, pero estuvo errático en muchos pases.

César González (4): su retorno era esperado, porque su pausa y su cadencia eran clave dentro del vértigo. Pero quedó claro que Almeyda apuró su regreso tras una lesión. Levantó mal todos los centros y salió.

Alejandro Domínguez (5): no salió del nivel que nos tuvo acostumbrados en casi toda la temporada, con pases a media agua y centros mal tirados, pero fue otro que aportó tranquilidad en el momento exacto.

Fernando Cavenaghi (3): a contramano del partido. Lento, irresoluto, mal con la pelota. Duró 45 minutos.

David Trezeguet (8): golazo para abrir el asunto con un zurdazo de novela y clase para sellar el ascenso. En el primer tiempo se perdió un gol increíble abajo del arco y le atajaron un penal. Pero eso apenas es una manchita.

Los que ingresaron:

Rogelio Funes Mori (9): es cierto que estaba en offside en el primer gol, pero sus asistencias a Trezeguet fueron determinantes. Gran cambio de Almeyda el del mellizo, porque entró con ganas de comerse el partido.

Lucas Ocampos (7): un revulsivo importante para abrir la cancha. Hizo una jugada como su ídolo, Cristiano Ronaldo, que si era gol había que cerrar el Monumental.

Martín Aguirre (6): generó el penal y eso no es poco.

Por Leandro Buonsante