Hasta Bordagaray jugó este año

Del Ocampos que jugó las 38 fechas hasta aquellos que tuvieron que irse por la puerta ade atrás en plena temporada. Un repaso a los apellidos que depositaron a River otra vez en Primera.

El único futbolista que jugó los 38 partidos fue Lucas Ocampos. El pibe, que llegó al club recién hace dos años y medios, se ganó la confianza de Almeyda, quien lo puso como titular en 31 hasta que el Maestrico González, pintado en 2011, se quedó con el puesto.  El venezolano terminó jugando 12 cotejos.

Luego del ex Quilmes se ubicaron Fernando Cavenaghi (37) y Jonatan Maidana (36) como los Sarmiento de este plantel.

El Chori Domínguez y Carlos Sánchez estuvieron 34 veces cada uno. Cuando faltaron fue por lesión.

Otro que jugó mucho fue Martín Aguirre (30), aunque en la mitad de las veces lo hizo entrando en el segundo tiempo.

En un segundo pelotón de presencias se ubican Ezequiel Cirigliano (27), Juan Manuel Díaz (27, terminó afuera por una pubialgia), Rogelio Funes Mori (22, entró mucho), Ramiro Funes Mori (20, comenzó de titular en la fecha 13 y no salió más) y Daniel Vega (20).

Más atrás aparecen Leonardo Ponzio (19), David Trezeguet (19, como Ponzio vino en el receso), Leandro Chichizola (18, titular en la primera parte del torneo), Luciano Abceasis (17), Luciano Vella (16, con Abceasis fueron parte del puesto más irregular), Andrés Ríos (15, jugó mucho cuando el Chori se lesionó) y Daniel Villalva (14).

Con un puñado de participaciones están: Leandro González Pirez (9, se ganó el puesto en el final), Nicolás Domingo (8, fue el primer 5 de Almeyda), Carlos Arano (7, se lesionó), Gustavo Bou (6), Cristian Ledesma (3) y Germán Pezzella (1).

MIRÁ QUIÉNES SE ANOTARON UN ASCENSO

En la primera rueda, Almeyda le dio lugar a muchos futbolistas que se terminaron yendo en el receso. El que más participó fue Alexis Ferrero, quien actuó 13 veces antes de irse enfrentado con el DT a Huracán.

Agustín Alayes arrancó siendo el 2 de River, pero se fue por la ventana y está cerca de descender con Banfield.

Facundo Affranchino se marchó a préstamo a San Martín de San Juan, pero participó en seis encuentros.

Mauro Díaz, antes de irse a la Unión Española de Chile, jugó cinco partidos.

Hasta Fabián Bordagaray ascendió. Aquella contratación que no fue refuerzo, sólo estuvo presente en dos partidos. Y en uno de ellos, el 7-1 con Atlanta, metió un gol.

Y como si fuera poco, Adalberto Román, el de la mano fatídica con Belgrano en la promoción, estuvo una vez en la cancha.