“Espero que les sirva de motivación”

En la vuelta a los entrenamientos, Passarella estuvo en Ezeiza y charló un buen rato a solas con Almeyda y con el Chori Domínguez. Y luego habló: “Vine a darle apoyo al plantel. Me gusta más venir cuando se pierde que cuando se gana”.  

Hace frío en Ezeiza. Vaya si hace frío. Verdad de perogrullo: es la semana más decisiva del año en River. Claro, está a 90 minutos de volver a Primera. Le tiene que ganar a Almirante Brown y listo. Parece fácil. No lo es. El archivo lo condena al equipo de Almeyda. Pero hay fe. Si no la hay ahora, cuándo. La victoria de Chacarita ante Central maquilló el dolor de la caída con Patronato. El vestuario quedó muy golpeado. Los pibes lloraron. Los grandes se quedaron incrédulos. Y Almeyda intentó levantar a la tropa.

Daniel Passarella no fue a Santa Fe. Y no está bien. Debiera dar la cara, acompañar. ¿Y si River ascendía en Colón? Tampoco hubiera estado.

Pero en la semana está dando la cara. Hay que decirlo. En lo que va del año, fue común verlo en los entrenamientos, ya sea en el predio o en el Monumental. Esta mañana, en la gélida Ezeiza, el Kaiser apareció. Sobretodo negro, bien abrigado. Charló un buen rato con el técnico y al rato lo hizo con el Chori Domínguez.

Al mediodía, apoyado sobre su auto, Passarella habló: “Tengo mucha confianza en el equipo. Vine a saludarlo a Almeyda. Me gusta más venir cuando se pierde que cuando se gana. Tengo mucha confianza en este grupo. Pase a dar mi apoyo, a saludar”.

Respecto a lo que viene, dio su parecer como el entrenador que fue. “Contra Almirante hay que jugar con la cabeza. Dios nos dio esta posibilidad y hay que aprovecharla”. Y se lamentó porque “contra Patronato nos faltó suerte”.

En sus anteriores visitas, Passarella bromeó con que sus visitas traían suerte. Y el archivo tampoco lo ayuda. Es lo de menos. Después del 26 de junio de 2011, en River hay que dejar de creer en mufas o talismanes.

Siempre suma que el presidente esté al lado de los jugadores. Por más que eso no defina nada.

Por Leandro Buonsante