“Fue una derrota inmerecida”

Matías Almeyda se lamentó una vez sentenciada la caída. “Cada derrota es como un puñal en el corazón”, dijo.

Este sábado tenía que tener un final feliz, pero desgraciadamente terminó de la peor manera. Porque ahora el equipo ya no depende de sí mismo para poder lograr el ascenso directo. Y para el Pelado lo que pasó en Santa Fe fue un golpe fuerte. Ver a los jugadores yéndose entre lágrimas lo tocó en sus fibras más íntimas. “Cada derrota es como un puñal en el corazón”, sentenció casi en la puerta del vestuario visitante.

Con bronca por la derrota, Almeyda analizó el trámite del partido: “Lamentablemente, de una distracción nuestra vino el gol de ellos. Si bien en el primer tiempo y en el segundo River trató llegar, fue un partido muy trabado y tuvimos la posibilidad de empatar con un penal, pero no se dio”

Además, el entrenador añadió: “Nos vamos sin nada, pero siendo conscientes que todavía nos queda una semana para dejar todo”

Sobre el penal que ejecutó el Chori Domínguez, Almeyda aclaró: “Yo nunca vi que en la cancha lo vengan a consultar con el técnico. Al no estar Fernando,  pateaba él o David. El jugador tiene la libertad y la confianza y por eso decidió patear él”.

Por otra parte, el Pelado admitió que hay que seguir haciendo hincapié en dos aspectos: “Estamos haciendo todo lo posible para trabajar en lo futbolístico y en lo anímico, teniendo en cuenta que es un campeonato atípico, que todavía hay cuatro equipos que pueden ascender directamente”.

Un mensaje al hincha

“A la gente no se le puede pedir más nada. Tienen un amor incondicional hacia la camiseta como nosotros. Trataremos de que ellos puedan disfrutar tranquilos el partido para darnos fuerzas a nosotros y poder lograr el objetivo”.

Por Ignacio Román

Imagen: Olé