River VS Campagnoli


River rechazo las declaraciones publicas del fiscal Campagnoli. Aquí, el comunicado oficial.

El Club Atlético River Plate no consiente en absoluto las declaraciones vertidas por el Fiscal de Instrucción Campagnoli en medios públicos de comunicación, por resultar desmesuradas, inadecuadas en función de su investidura y, sustancialmente, ajenas a la realidad.

En ese sentido, las referidas declaraciones coinciden en lo primordial con informaciones periodísticas que, con motivo del lamentable suceso ocurrido el domingo pasado, han imputado falsamente a River el deficiente manejo de las cámaras de seguridad; un supuesto ocultamiento de los hechos acontecidos; el estado “deplorable”  (según los calificativos usados por ese funcionario) de la posta médica donde habría sido atendido la víctima de ese episodio, y otras infundadas acusaciones de similar naturaleza.

Al respecto, River Plate puntualiza lo siguiente:

1) El manejo de las cámaras de seguridad durante el evento deportivo está a cargo de la Policía Federal según Resolución 1857 art. 6°. Mal puede entonces el Club ser imputado por una falencia en ese sentido cuando resulta absolutamente ajeno a ese ámbito por expresa disposición normativa.

2) En ningún momento River ocultó el acaecimiento del lamentable suceso. Por el contrario, se informó inmediatamente al Comisario Inspector Jefe del Departamento de Conductas Delictivas, Comisario Roberto Brondo. Igual manifestación quedó documentada en el Acta de Cierre de Eventos Deportivos donde se detallaron todas las novedades que surgieron en el desarrollo del evento. Como se ve, una precisa secuencia fáctica con sustento documental desvirtúa esta falsa imputación.

3) El supuesto estado deplorable de la posta médica resulta ser un calificativo que sólo responde a un notorio desconocimiento de los hechos acontecidos y de las características de prestación y funcionamiento de ese sector. En efecto, ese ámbito se encontraba vacío y despojado de los elementos propios de la atención médica el día siguiente al hecho. Ni siquiera pudo limpiarse luego del evento ya que iba a ser objeto de las primeras inspecciones judiciales. O sea que lo que el Fiscal vio no era el ámbito del servicio médico en las condiciones en que fue habilitado por los organismos públicos de contralor y habilitación. Expedir un juicio de valor en tales circunstancias y proferir los calificativos empleados en ese sentido por el funcionario significa lisa y llanamente un notorio desconocimiento de elementos fundamentales de la cuestión que merecen, al menos, un análisis serio anterior a cualquier referencia a ellos y más aún si se trata de declaraciones en medios de prensa.

La referencia a estas tres imputaciones de las que River ha sido objeto injustamente en esta cuestión, permiten graficar la magnitud de los agravios que viene sufriendo la Institución en éste y en otros casos, que revelan sin duda un inconcebible ataque que no repara en el respeto a la verdad y al rol social que históricamente River Plate desarrolla en la comunidad, a través de la práctica de más de 80 disciplinas federadas y actividades de esparcimiento, recreativas, educativas y sociales de toda índole que el Club brinda permanentemente a sus socios.

El esfuerzo puesto en ello, River Plate también lo demostrará en la defensa de la Institución ante campañas que pretenden, incomprensiblemente, dañar y socavar la imagen y el respeto que el Club ha ganado con justicia durante su vida social y deportiva.

En ese sentido, River Plate analizará los pasos a seguir frente a las falsas imputaciones y declaraciones referidas y a la responsabilidad que a sus autores les cabe por su irresponsable formulación, garantizando firmemente a sus socios y simpatizantes que defenderá plenamente y en todos los ámbitos el nombre y prestigio de la Institución.