Qué le pasó a Ponzio

Enterate por qué el volante tuvo que cambiarse tres veces su pantalón.

Fue una de las imágenes de la noche. Durante todo el segundo tiempo, Leo Ponzio jugó con el pantalón ensangrentado. De hecho, se lo cambió en tres oportunidades. No lo sacaban ni en camilla.

¿La causa? El médico Gustavo Ríos explicó que se trató de una fluxión hemorroidal. No sólo que el mediocampista perdió muchísima sangre durante el partido, sino que el dolor que provoca esto hubiera sido la excusa de muchos jugadores para no seguir en el campo de juego.

Sin embargo, Ponzio demostró su gran compromiso con el grupo y con este momento. Más allá del inconveniente prefirió quedarse en la cancha, y no solo para cumplir. El ex Zaragoza las corrió todas, siguió jugando como si nada pasara. Y hasta casi mete un gol: tiró un centro que se cerró y que obligó a Sessa a mandarla afuera. Enorme.

Una actitud que lo describe de cuerpo entero: en el momento más difícil, y más allá de su problema físico, Leo entregó todo y dejó el alma en cada jugada. Para imitar.

Por Antonella Valderrey

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental