Funes Mori se vistió de héroe

Desde el banco llegó la solución. Resistido, el pibe metió un golazo y le dio el triunfo a River. El otro lo hizo Ocampos.

Cuando todo parecía indicar que se iba a dejar pasar una oportunidad más; cuando los caminos se cerraban y llenaban de incertidumbre a la gente; cuando los jugadores que estaban en la cancha solo se ganaban los cánticos exigentes de la tribuna, que pedían más actitud, la solución llegó desde el banco.

A los 28 minutos del segundo tiempo, el Pelado metió mano en el equipo y llamó a Gabriel Funes Mori para reemplazar a Cavenaghi. Aunque es uno de los más resistidos, en más de una oportunidad el Melli demostró que puede ser un buen acompañante de Trezeguet en la delantera, incluso mejor que el Torito, quien por momentos parece chocar con el francés.

Tres minutos más tarde, la opción fue la de Lucas Ocampos en lugar de Daniel Villalva, para equilibrar un poco al equipo. El rendimiento del Keko, que había arrancado bien, venía decayendo. Y la primera pelota que tocó el juvenil de River fue directo al arco de Gastón Sessa.

A los 42 minutos, Funes Mori, el mismo que juega con el susurro del hincha durante cada partido en el que le toca ingresar, fue el que le dio el alivio a la gente y tres puntos de oro a un River que ahora sí vuelve a sentirse más cerca del objetivo.

Dentro de un mal partido del equipo, desordenado, atolondrado y que en todo momento quiso marcar el segundo gol antes que el primero, la tranquilidad y la precisión vinieron desde afuera.

Por Antonella Valderrey

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental