Ahora hay que ganar, Millonario

Quilmes venció 2-0 a Instituto y le dio una ayuda a River que, de ganar, llegará a la punta por lo menos hasta que juegue Central. Ojo, el Cervecero también continúa con vida, pero los de Almeyda dependen sí mismos para conseguir el ascenso. 

Cuánto se escuchó en los últimos días decir que a River no le sale una. Y aunque es una frase con una alta cuota de realidad, finalmente Almeyda recibió un guiño de la suerte y tendrá una chance inmejorable de despegarse de los cordobeses y asegurarse cada vez más un puesto de ascenso directo. Igualmente, también es una presión para un equipo que necesitará ganar o ganar ante Boca Unidos.

Es que Quilmes dio el batacazo en Córdoba y complicó a un Instituto que ahora tiene un panorama difícil de cara al final. Con dos goles de Martín Cauteruccio, el Cervecero se quedó con tres puntos de oro que los mantienen con la esperanza de no conformarse con un puesto de promoción.

Y ahora, si el Millo le gana a Boca Unidos el domingo en el Monumental se alejará de Instituto y quedará como único escolta del campeonato. Incluso puede trepar a la cima de la tabla si Central tropieza ante Patronato.

Al Millo se le dio una, ahora la tendrá que aprovechar y conseguir un triunfo ante los correntinos. Más que nunca River depende de River. Una afirmación que por más obvia que parezca, con este resultado toma más fuerza que nunca.

Por Antonella Valderrey