Con los resultados puestos

River enfrentará el domingo 10 de junio a Boca Unidos, desde las 19.30, en el Monumental, pero sus rivales directos jugarán antes. Enterate cómo será la trigésimo sexta fecha.

Quedan tres partidos para que termine el campeonato y todo puede pasar en la lucha de los de arriba. El líder, Rosario Central, le lleva solo dos puntos de ventaja a River e Instituto. Incluso Quilmes, que se cruza esta fecha con los cordobeses, sigue con chances de ascender directamente.

En este caso, y luego de la jornada de Eliminatorias que postergará la fecha una semana más, el equipo de Matías Almeyda será el último en salir a la cancha. En consecuencia, sabrá si sus contrincantes perdieron puntos. ¿Es mejor? Depende. Si los demás equipos dejan unidades en el camino, River tendrá el incentivo de saber que, de conseguir un buen resultado, puede sacar ventajas e incluso llegar a la punta. Pero si el resto de sus adversarios ganan, tendrán la presión de quedarse con los tres puntos para no quedar en zona de promoción.

LOS PARTIDOS

INSTITUTO-QUILMES: viernes 19.10 hs.

Dos de los rivales directos se enfrentan en primer turno, en Alta Córdoba. Instituto deberá ganar para no alejarse de River, con quien comparte la segunda ubicación de ascenso, mientras que el Cervecero se jugará su última chance para subir de manera directa. De lo contrario, deberá conformarse con jugar la promoción.

PATRONATO – ROSARIO CENTRAL: domingo 11 hs.

Después de varias idas y vueltas, el encuentro se jugará en Paraná, sin hinchas visitantes. El puntero del torneo buscará un triunfo que lo mantenga en la cima de la tabla y que le permita despegarse en la búsqueda de la obtención del campeonato.

RIVER – BOCA UNIDOS: domingo 19.30 hs.

El Millo se juega más que tres puntos. Los de Almeyda necesitan un triunfo que los mantenga en zona de ascenso y que aleje los fantasmas de una hipotética promoción. El DT de los correntinos sorprendió declarando que su equipo jugará incentivado, pero River deberá alejarse de esas versiones y conseguir un triunfo vital ante su gente.

Por Antonella Valderrey