Todo sigue igual

Como le cuesta a River, como le cuesta ganar esos partidos que uno considera importantes. No son finales como dice el técnico y repiten a coro la mayoría de los comunicadores sociales.

¿Finales? River jugó varias y ganó 5: 2 Libertadores, 1 Intercontinental, 1 Interamericana y 1 una Supercopa. Jugar contra Patronato, Almirante Brown, Aldosivi, no son finales, son partidos que tenemos que ganar, llamemos a las cosas por su nombre. Ni Blaquiceleste llamó al campeonato arreglado del 2001 finales, decía “paso a paso”.

Si tomamos a pie de la letra la palabra final, ganamos 18, empatamos 13 y perdimos 4.

Nada para festejar teniendo en cuenta nuestro plantel y nuestros rivales. Ya no hablo de la historia, de la popularidad, de la camiseta de River, porque hace rato que eso no pesa a la hora de jugar los partidos.

Salvo a Instituto –de local – y Atlético Tucumán – que ocupa el puesto 15 – River no pudo ganar otro partido de los denominados “importantes”.

River ya debería estar pensando en el Apertura 2012, pero las malas decisiones, no encontrar un buen nivel de juego y no tener jugadores a la altura de River marcan que todavía faltan jugar 3 PARTIDOS para volver a donde nos mandaron los representantes de los socios: los dirigentes.

Todo sigue igual, en cuanto al juego de River. Los únicos para destacar: Alejandro Domínguez y Leonardo Ponzio. Los dos fueron cuestionados, uno en cuanto al Twitter y el micrófono, el otro en cuanto a su penoso pasado por la Banda en 2007-2008. Ambas sienten las críticas y tienen la necesidad de responder en la cancha. La exigencia te lleva a la excelencia. Bien los dos.

Todo sigue igual, en cuanto a la entrada de Rogelio Funes Mori, este jugador que no hizo Inferiores en River, y llegó de un reality, sigue siendo el primer cambio y sin haber hecho méritos ni para estar en el banco de suplentes. Los goles errados en el 2010 y en el 2011 también nos llevaron al 26/06. Prohibido olvidar. Y el primer cambio, merece ser el Keko Villalba que esta cumpliendo siempre cada vez que ingresa.

Todo sigue igual, en cuanto a la soberbia y el ego de nuestro Presidente: Daniel Alberto Passarella. El jueves en la víspera del Cumpleaños Nº 111 del club, la reunión de comisión directiva duró sólo 10 minutos. La respuesta a las preguntas del vocal opositor Jorge Sonzogni fueron la retirada de Diego Turnes, Daniel Alberto Passarella y Daniel Bravo frente a la sorpresa y desconcierto de todos – hasta de los vocales oficialistas -. Sonzogni preguntaba por la seguridad de los hinchas de River, cuando el equipo juega de visitante y sobre el nivel del equipo. Decadente.

Todo sigue igual, respecto a la falta de seguridad al socio de River cuando va a seguir a su equipo a todos lados. Hoy fueron desalojados por la policía de Santa Fe, la gente de River que compró su platea para ver a su equipo. Sufrieron agresiones, ataques, de todo.

Vergüenza, da vergüenza seguir destacando que todo sigue igual en cuanto a la seguridad de los seres humanos que solo quieren gritar por los colores de su amado equipo. Asimismo, centenares de hinchas con su entrada en la mano no pudieron ingresar a la ciudad de Rosario. Los dirigentes oficialistas de River, brillaron por su ausencia.

Todo sigue igual, en cuanto a la participación de los miles de hinchas, socios y simpatizantes de River en Aniversario a los 111 años. Realizaron una caravana espectacular desde Alvear y Tagle hasta el Estadio Monumental. Cada vez somos más y eso no sólo sigue igual, sino que se profundiza.

Por último y a 111 años quiero dejar el siguiente mensaje para lo que viene: River es el más grande de la Argentina. Ese título no se lo regaló nadie. Fue un trabajo de 111 años, en el cual cooperaron y trabajaron dirigentes, jugadores, técnicos, trabajadores, héroes anónimos, hinchas, socios. Fue un plan sistémico y sistemático.

Leopoldo Bard dio el puntapie inicial con la fundación del Club Atlético River Plate. Antonio Vespucio Liberti aportó con el Estadio. Enrique Pardo, el primer Tricampeonato. Rafael Aragón Cabrera, con el Segundo Tricampeonato. Hugo Santilli con la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental. Alfredo Davicce con la segunda Copa y el Tercer Tricampeonato. Angel Labruna con 293 goles y Norberto Alonso con la pelota naranja y 149 tantos.

Fue un plan perfecto – a pesar de sus 17 años sin títulos no perdió el estilo de juego – que a partir de las últimas decisiones políticas se convirtió en otra cosa. De la grandeza y la exigencia, se pasó a la mediocridad y al conformismo. De quedar eliminados en la primera ronda de la Copa Libertadores de 2007 al último puesto en el Apertura del 2008. Del objetivo de los 30 puntos, a obtener 26 y llegar al 26 de Junio.

Tenemos 14 millones de hinchas, tenemos un potencial espectacular. Estadio, infraestructura, canchas llenas, historia, tenemos todos para Seguir Siendo Los Mejores.

Por ello, aprovecho desde aquí para hacer un llamado a los millones de riverplatenses para unir con lazos triunfadores el glorioso pasado a fin de lograr un brillante porvenir.

River nos necesita. No podemos regalar más tiempo.                                                   

Por Gastón Corti