Passarella no quiere dar seguridad

En la reunión de CD, algunos pares le pidieron garantías para los hinchas que vayan a Rosario. El presidente se negó y se escapó del recinto. 

Más que escándalo, es una falta de respeto a los hinchas de River. A aquellos que coparán el Gigante por más que las entradas sean pocas. El tema no estaba dentro de los cinco puntos de la orden del día, pero igualmente la oposición quiso tratarlo. Sencillo: cómo garantizar la seguridad del hincha sabiendo que los recibirá una policía siempre difícil como la rosarina, más en un partido donde los ánimos están alterados.

La mejor y más prolija manera que se les ocurrió a muchos fue que un directivo de River presenciara el ingreso de los hinchas al Gigante de Arroyito. Nada más que eso. Sólo para colaborar con el operativo y que no haya desmanes.

Passarella, interrogado, no supo qué contestar y, literalmente, abandonó la sala Rafael Aragón Cabrera, donde se desarrollan todas las reuniones de CD. El Kaiser se escudó en que no estaba en la orden del día para no precisar sobre un tema que preocupa a muchos en el mundo River.

Cabe recordar que en Tucumán, hace dos semanas, los hinchas la pasaron mal. Hubo un mal operativo policial, gente con entrada se quedó afuera y la policía reprimió. Además, ningún dirigente del oficialismo se apersonó en el lugar para solucionar el conflicto.

Ojalá que en Rosario no suceda lo mismo.