Cavenaghi, un goleador Gigante

El Torito vuelve a Arroyito, donde es infalible: metió un gol cada vez que jugó en torneos en los que River se consagró campeón.

¿Quién puede olvidarse de la cabellera verde de un joven Fernando Cavenaghi en una noche de fútbol y vuelta olímpica en Rosario? Fue aquella última vez de Ramón Díaz sentado en el banco, con el Clausura 2002 en el bolsillo y el primer grito del Torito en Arroyito: de penal, en el arco donde se ubica la gente local.

Aquella fue la primera visita del 9 a Rosario. Un Cavenaghi de 18 años, titular y goleador en aquel título. Que a un año del “es un gordito culón” del riojano, se ganó el lugar por esos guiños del destino: no llegó el transfer de Juan Esnaider y Daniel Fonseca se fue al mes de llegar. Luego, el hoy capitán justificó la titularidad con creces.

Un año más tarde, el River de Manuel Pellegrini peleaba el Clausura. Y aquel 2 a 0 en Rosario fue determinante para otra vuelta. Cavenaghi clavó un golazo de zurda desde afuera del área para rubricar el triunfo. Fue también en el arco que da al Río Paraná. El 9 ya estaba afianzado.

Su última visita a Rosario fue en el Clausura 2004. Con el Negro Astrada como DT, Gaona le atajó un penal, pero en el rebote, con la hinchada de River de frente, le rompió el arco. Fue 2-1 y, a la postre, otro título.

Una nueva historia se escribe para el Torito, máximo artillero del equipo con 19 gritos, a seis de Gonzalo Castillejos. Hermoso duelo se viene el sábado…

Cavenaghi, un goleador Gigante.

Por Leandro Buonsante