Se fue caliente

Por primera vez en el torneo, Almeyda no habló luego del partido. El lunes brindará una conferencia de prensa con algunos jugadores.

Los que lo conocen dicen que ardía de calentura. Por la manera que se escaparon dos puntos. Por la actitud de sus futbolistas en el final del partido. Por el empate final. Por todo eso, Matías Almeyda dejó el Monumental en silencio. Y no es un buen síntoma teniendo en cuenta que es la primera vez que el Pelado se va de una cancha sin hablar con la prensa.

El Pelado no disimuló su mal humor en el vestuario y prefirió callar. Es que el equipo sigue cometiendo errores infantiles y, se sabe, son cuestiones que le molestan, y mucho, al entrenador millonario.

Así lo hizo saber en Mar del Plata, cuando por una desinteligencia en la defensa se perdieron dos puntos vitales. Y así lo hizo saber también hoy, aunque la actitud de no hablar sea el peor síntoma de un equipo con el rumbo incierto y que deberá recuperarse a tiempo si quiere evitar males mayores.

Y sí, River está enfermo. Solo resta esperar para saber si los jugadores y el cuerpo técnico conocen la cura para salir adelante. Y los hinchas, mientras tanto, padecen sus mismas dolencias. El corazón ya no resiste. Lo anticipó el mismo Almeyda: habrá que sufrir hasta el final.

Por Antonella Valderrey