River desató otra locura en Salta

(INCLUYE VIDEO Y GALERÍA DE IMÁGENES) Más de 1000 personas recibieron al plantel de Almeyda, quien fue el más ovacionado. Bengalas, banderas y bombos. Fiesta Millonaria en el Norte esperando a San Lorenzo.  

¿Que no vienen Cavenaghi y Trezeguet? ¿Que Almeyda pone muchos pibes? A esa multitud, a esos 1.000 hinchas que esperaron pacientemente al plantel de Almeyda que arribó al hotel Alejandro I cerca de las 20.45, poco le importan los nombres. Los colores están por encima de cualquier cosa. Y en esta excursión a Salta, River provocó otra revolución. Como en Córdoba, Jujuy, Puerto Madryn, Mar del Plata, Tucumán…

Desde temprano, muchos fanáticos acamparon en la plaza Manuel Belgrano, frente al hotel, con el único motivo de ver de cerca a sus ídolos. Y cuando el Pelado descendió del micro, fue el más ovacionado. Pegadito, el Chori Domínguez, la figura de luxe que trajo el DT para llevarse la clasificación a las semifinales de la Copa Argentina.

La gente ya había agotado las populares en el primer día de venta, hace una semana, y hoy liquidaron las plateas. Mañana, cuando a las 19.45 pite Beligoy, el 90 por ciento del estadio Padre Martearena será rojo y blanco. Lo que pasó en la llegada de River fue apenas un aperitivo. Porque sobraron los bombos, las bengalas y las banderas.

Fue tanto el amor demostrado, que Nicolás Domingo, en una breve conferencia de prensa antes de la cena, dijo: “lo de la gente no tiene palabras. Y se valora más porque vinimos muchos pibes de inferiores y nos reciben como si fuéramos Cavenaghi o Trezeguet. Tanto en Buenos Aires, pero sobre todo en el Interior, la gente nos hace sentir lo que significa jugar en River”, recalcó quien mañana volverá a ser titular.

El que también habló fue Leandro Chichizola, otro que volverá a jugar desde el arranque. El arquero hizo referencia al partido ante el Ciclón: “Siempre es lindo jugar partidos de esta magnitud, sobre todo porque somos dos equipos grandes. El objetivo del grupo es ascender, pero como plantel queremos ganar la Copa por la gente y porque volveríamos a jugar la Sudamericana”.

Por Paulo Filippini

Imágenes: Nicolás Aboaf/Pasión Monumental