Gran jornada en Ezeiza

Las categorías menores recibieron a San Martín de San Juan, por la fecha 8 de la Zona B, de la Copa Carlos Stella. Saldo muy favorable, con tres victorias muy importantes de cara al cierre de la zona.

San Martín de San Juan se presentó en el Anexo Ezeiza y superó las expectativas que había en torno a la octava jornada del Fútbol Amateur. Con excepción de la Octava División, en la que River tuvo total supremacía en su partido, las categorías Séptima y Novena tuvieron que trabajar para conseguir sus triunfos.

Séptima División: River 4-1 San Martin (SJ)

El Millonario tuvo que doblegar a un duro equipo sanjuanino que, para sorpresa de todos salió a presionar desde mitad de cancha hacia adelante, aunque el Santo no se animaba demasiado lo que dejó como saldo una etapa inicial con muy pocas emociones. La paciencia que tuvieron los chicos obtuvo su premio sobre el final del primer tiempo, cuando abrió el marcador con un gol de Andrade. En la segunda mitad, todo fue supremacía de River que, construyendo sus jugadas a base de toques y muy buen fútbol, consiguieron una goleada merecida.

Goles: Tomás Andrade, Veliz, Emiliano Reyes y Lucas Boye.

Formación: Augusto Batalla Barga; Emiliano Reyes, Bargas, Mariano Sammartino, Dante Morán Correa, Maximiliano Paredes, Brian Villanueva, Torres, Veliz, Franco Federico y Tomás Andrade.

Octava División: River 6-1 San Martín (SJ)

El equipo conducido por Luis Villlalba no tuvo ningún problema para superar al elenco sanjuanino. Abrió rápidamente el marcador e hizo una rotación de la pelota que fue demasiado para el conjunto visitante. El partido quedó evidenciado en el resultado final, un 6 a 1 propio de un equipo que es totalmente ofensivo desde el silbato inicial. Los chicos de la Octava División solamente pagaron caro un contraataque de San Martín, que dejó como saldo el descuento visitante. Este triunfo los mantiene como únicos líderes de la tabla de posiciones.

Goles: Emmanuel Ventos (2), Abel Casquete Rodríguez, Nicolás Godoy, Enzo Martínez y Federico Lavallén.

Formación: Nahuel Cajal; Gonzalo Montiel, Enzo Martínez, Franco Rodríguez, Lautaro Arellano, Kevin Hueche; Gabriel Romero, Giancarlo Bianchini, Emmanuel Ventos, Abel Casquete Rodríguez y Nicolás Godoy.

Novena División: River 3-0 San Martín (SJ)

El conjunto conducido por Ricardo Lazbal jugó un partido muy trabado en el que siempre intentó inclinar la cancha hacia el campo sanjuanino. El elenco visitante se armó con dos líneas de cuatro defensores que se hicieron muy difíciles de romper, a tal punto en el que sumaban a sus delanteros para intentar armar contragolpes hacia el arco defendido por Cajal. Pero este persistente equipo millonario logró aprovechar la velocidad de López y Palacios que fueron los principales motores en la ofensiva local. Finalmente, River se alzó con un merecido triunfo con goleada incluida.

Goles: Diego Amarilla, Franco López y Ferrero, en contra.

Formación: Sotelo; Alan Brondino, Luis Olivera, Kevin Sibille, Pablo Olivo; David Martínez, Franco López, Cernaz; Exequiel Palacios; Diego Amarilla y Burruchaga.

LA PALABRA DE LOS PROTAGONISTAS

”Fue un partido en el que San Martín se cerró demasiado atrás y no podíamos llegarles. Por eso el primer gol fue clave para después atacar con más confianza y así terminamos ganando muy bien” Lucas Boye, delantero de la Séptima División.

”Los chicos hicieron un buen partido, tuvieron paciencia y estoy contento por ellos. Sentí que ellos no nos llegaron mucho al área, me facilitaron el partido porque impidieron en todo momento que San Martín ataque y eso sirvió para ganar el partido”, Nahuel Cajal, arquero de la Octava División.

River volvió a ganar por triplicado en Ezeiza y estos puntos son fundamentales para que las Divisiones Inferiores puedan ir concretando su primer lugar en la tabla general de la Zona B de la Copa Carlos Stella. El próximo sábado, por la novena fecha, se medirán Racing rival directo en la lucha por la primera posición de la tabla general. Las divisiones menores visitarán el Predio ”Tita Matiuzzi”, en Avellaneda.

Por Roberto Blanco