“Nuestro campeonato es más difícil que el de Italia”

Con la autoridad que la da su experiencia europea, David Trezeguet trazó un contundente paralelismo entre el Calcio y el fútbol local. Además, se refirió su relación con Cavenaghi y el Chori Domínguez.

Sabe de lo que habla. No le tiembla el pulso ni la lengua. Haber jugado 10 años en un equipo grande como la Juventus, quizás en el fútbol más exigente del viejo continente, lo hace una voz autorizada para decir, sin dudar, que “el campeonato de Nacional B es más difícil que el de Italia”.

En diálogo con ESPN, David Trezeguet destacó a equipos que “juegan muy bien, como Instituto, Boca Unidos, Central, Defensa y Justicia”. El francés ya sabe lo que es actuar en la segunda categoría: lo hizo en la temporada 2006/2007, cuando la Vecchia Signora descendió por haberse comprobado que había arreglado partidos para ser campeón.

Y a propósito de la Juve, Treze comparó el actual momento de River con aquel del cuadro italiano. “Mi objetivo es el de tratar de dar una mano para volver a primera. Esto es lo que vine a buscar, lo que quiero. Yo relaciono mucho lo que es esto con lo que fue Juventus. Porque la motivación es solo una. Es entrar a la cancha y mirar las tribunas. Esa es mi motivación. Después, cada compañero tendrá la suya”, dijo.

David considera que a River se le pone la lupa con más exigencia que al resto. “Es un campeonato difícil, tanto para nosotros como para Instituto, Quilmes y Central. En lo mediático, River representa mucho más y esto se transformó en una obsesión, en una determinación constante de ganar cada partido. Yo creo que estamos preparados. Con Aldosivi deberíamos haber ganado. La presión que tiene River es desde la primera fecha. El objetivo de Instituto, en principio, no era ascender esta temporada. En tanto que River está obligado desde el primer minuto a hacerlo”.

Además, el delantero desestimó, una vez más, los rumores sobre una mala relación con Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez. “Fernando, el Chori y yo tenemos el mismo objetivo: ascender. Y sabemos que el grupo es más importante que las individualidades. Yo vivo el cotidiano. Vinimos a darle una mano a River, vinimos a devolverle su historia. De mi parte nunca hubo, ni habrá, un egoísmo con estos dos jugadores como con cualquier compañero”, definió como cuando está frente a un arquero rival. Y amplió, por si quedaba alguna duda: “Dialogo mucho con los dos, por el bien del equipo y de nosotros mismos también. Después es verdad que en el partido, por la ansiedad de marcar o de darle un pase a otro compañero, se puede percibir desde afuera otro punto de vista. Sinceramente, estoy preocupado en el equipo y lo demás me interesa poco. El grupo está unido para afrontar las siete finales que nos quedan”.