Esta es tu hinchada, esta es tu gente

El frío y la distancia no impidieron que Mar del Plata parezca el Monumental. Una fiesta en la tribuna que no pudo terminar de festejar y que tendrá que sufrir hasta el final. Un empate que podría dejar a River por primera vez tercero en el torneo. La crónica del partido desde la popular.

A las 17 partió la caravana de hinchas hacia el Jose Maria Minella, encabezada por la filial marplatense Enzo Francescoli. Fue mucha la gente que le gano al frío costero. Demasiada para un mal operativo policial con largas colas, incidentes y maltratos en las entradas, algo que también es costumbre y lamentablemente un hecho naturalizado para nuestro futbol.

Pero pase lo que pase, la gente siempre dice presente. Desde una madre con su hija de 8 meses, hasta un señor de 80 años que caminando le contaba a su hijo: “Pensar que yo vi a la máquina”.

Las filiales “locales” además de la marplatense, como Necochea y Miramar, lo decían. “Este partido es distinto a todos, hay mas gente que en un clásico, es especial”. Y sí, todos los partidos son especiales…

Es que el Tiburón le había cortado la racha a River ganándole el año pasado, en el primer partido perdido del campeonato de La Banda. Por eso, hoy como siempre, había que ganar. Aldosivi quería seguir sumando puntos para quedarse en la categoría, el Millonario para volver a la gloria en ocho partidos, ocho finales. En el año, era la tercera visita de River a la ciudad, claro las otras dos por torneos de verano, y solo cinco partidos oficiales en toda su historia en el Mundialista. Todos condimentos que importan muy poco en el partido, que es otra historia.

“El día que me muera yo quiero mi cajón pintado rojo y blanco como mi corazón”, cantaba la popular. Increíble recibimiento con banderas, globos y color en la popular. El más aplaudido al dar la formación millonaria fue David Trezeguet. Aplausos para el Chori y el grito del Cavegol.

“River plate te vinimos a ver, te llevamos en el corazón, te queremos ver campeón”, “Vamos Millonario, que esta noche tenemos que ganar”, gritaba la hinchada en las jugadas más peligrosas de River, de la mano de los delanteros Cavenaghi, Trezeguet y del Chori Domínguez.

Un primer tiempo a estadio lleno, respondiendo a los cantos de Aldosivi. La gente, impaciente y enojada con el árbitro por algunas jugadas como una posición adelantada mal cobrada. River que tuvo la pelota pero no fue preciso al definir, y algunas oportunidades para el rival, pero más por errores defensivos que por mérito propio. La gente le pidió más al Maestrico que había sido figura ante Instituto. En el entretiempo el grito de somos locales otra vez.

Segundo tiempo, entrada la noche y el frio. Partido más parejo para ambos equipos. Entró Ocampos y fue bien recibido por la gente. Hasta que por fin cobran penal para el Millo, y el Chori es el encargado de darle el grito de gol a la hinchada que estalla. “Mamá yo quiero que gane River todo el año es carnaval”, “Que esta hinchada se merece ser campeón”. Respiran los hinchas porque además, Aldosivi queda con 10 jugadores.

Pero a los 40 minutos del segundo tiempo, el conjunto marplatense, en la segunda llegada del complemento, amargó la noche millonaria empatando el partido, por errores defensivos, y porque River no supo definir el partido.

Para ellos histórico, para el Millo se escapan dos puntos de oro, porque si gana Rosario mañana River quedará tercero por primera vez en el torneo. Un empate que, a esta altura, se siente como derrota. Ganarle a Instituto pero empatar con Aldosivi. Así es el fútbol. Deja a toda la gente en su vuelta a casa con el corazón en la mano, sufriendo hasta el final del torneo.

Por Luciana Flesler

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental