River somos nosotros, los hinchas: la historia de Leandro

En esta oportunidad, te presentamos a un hincha que hace poco leyó unas palabras muy conmovedoras en Pasión Monumental Radio.

Leandro tiene treinta y cinco años. Va a la cancha desde los ocho, con su propia bandera, acompañado de sus amigos y su hermano. “Voy al Monumental desde 1988. Me acuerdo que a River lo dirigía Menotti, y Bava le había anulado un gol a Passarella en la Boca, que hubiera significado el gol número cien de su carrera.” Pero pasó el tiempo y ahora, la realidad es muy diferente… Él, como muchos otros, llamó a Pasión Monumental radio hace dos semanas, y leyó unas líneas que conmovieron a muchos. “Me la paso escribiendo cosas de River desde que tengo uso de razón, me inspira la pasión y en algún momento pensé en ser periodista deportivo.”

¿Cómo nació este sentimiento? Con sólo conocer la camiseta con la banda, me enamoré para siempre de esta pasión. Cuando empecé a ver los partidos comencé a noviar con River. Más tarde, cuando conocí el Monumental, me comprometí con River, y cuando ya no podía dejar de ir a la cancha, definitivamente me casé con papeles y todo, para toda la vida.”

En relación a cómo vive este momento, opinó: “me preparé años para esto, por eso lo viví con calma. Jamás lloré, porque mis lágrimas por River las guardo para las jornadas de gloría, como fue la copa del 96, en donde lloré, pero de emoción. Apenas echaron a Delém en el 2002, supe que River iba en algún momento a pelear el descenso. Y cuando echaron a Ramón fue como un suicidio futbolero. Fue como tener un Mercedes Benz y querer fundirlo a la semana chocándolo contra muros de hierro. En River liquidaron 100 años de historia en ocho años de maldad pura y masa silenciada. Pero son las reglas del juego de vivir en una sociedad con justicia a medias, y con gente diabólica e inescrupulosa, que pone sus intereses por encima de todo y de todos. Pero River es el ave Fénix, renacerá de sus cenizas. Es demasiado grande como para dejarse trascender por la maldad de algunos.”

Leandro imagina, y piensa: “si jugás en River ya tenés la felicidad asegurada. El que no entiende y siente eso no quiere a River, quiere la vidriera que es River. No entiendo cuando los jugadores dan una nota y tienen ropa común, en vez de tener la camiseta de River siempre. Yo entraría la Boca y me taparía la nariz como Labruna. Pero los que más lo sienten y entienden lo que es River son los propios hinchas. Y también los de otros cuadros, habrán llegado tarde al reparto de equipos, son hinchas de River frustrados, que se quedaron con el relleno porque no había otra cosa”.

Para el final del campeonato, nos promete compartir otra carta, que ya escribió. “Cuando River descendió, inmediatamente preparé algo para la vuelta a primera, lo único que les voy a adelantar es que tiene datos objetivos, históricos, y comparativos con otros cuadros. Y mucho sentimiento, simplemente “todo lo que significa River para nosotros y para el resto de los hinchas de los demás clubes”. Leandro es uno de tantos hinchas que compartió con nosotros algo de lo que le genera esta pasión, “que es la de millones de personas alrededor de todo el mundo… Yo se la presto al resto, como el resto me la presta a mí cada día.”

Link a las palabras que leyó Leandro en Pasión Monumental Radio:

http://pasionmonumental.com/riverplate/2012/04/16/a-veces-lo-imagino/

Por Luciana Flesler