Que gane River todo el año es carnaval

¡¡Ganó River!! Debería ser algo normal, por los jugadores que tiene Almeyda, y por los rivales que le toca enfrentar en este torneo que nunca deberíamos haber jugado.

Pero el triunfo ante Instituto es para valorar por varias razones.

Primero porque River ganó jugando bien. Para mí, jugó el mejor partido de los 30 cotejos que ha disputado en este torneo. Mereció ganar por más goles, creó situaciones claras, tuvo a un Cavenaghi muy activo y participando en la creación de juego, a un Maestrico González que va a tener un párrafo aparte, a un Ezequiel Cirgiliano aportando juego y recuperación con la impronta de River, y a un David Trezeguet que no deja de alegrarnos.

Segundo, porque es el primer partido de los considerados importantes que hemos superado con gran éxito. El equipo visitante venía primero (lo sigue estando), sin tener un gran nivel – le ganó sufriendo a Atlanta y a Defensa y Justica – pero con una solidez en cuanto a los resultados y a la regularidad. River le ganó con autoridad, con un enorme merecimiento y hubiese sido tremendamente injusto un resultado diferente.

Tercero, porque el técnico Millonario, Matías Almeyda, tuvo mucho que ver con el triunfo. Cambió, arriesgó y logró una mejora considerable en el juego. Uno de los jugadores que modificó su posición en la cancha fue Carlos Sánchez, quien no tuvo un buen partido, ya que tuvo numerosas imprecisiones y errores. Pero River logró un gran funcionamiento colectivo. Se armaron jugadas con cuatro o cinco pases seguidos y se crearon situaciones de gol como la de Cavenaghi, Trezeguet, un par de Alejandro Dominguez y el gol de David.

Lo prometido. Párrafo aparte para César Eduardo González Amaiz. Se incorporó en agosto de 2011, a préstamo sin cargo y con opción de compra hasta el 31 de diciembre del 2011, el cual fue renovado hasta junio de 2012. “Maestrico” iba camino a ser uno de los tantos que llegaron a River y ni siquiera tuvieron oportunidades para ver si estaban a la altura de la camiseta de la Banda. Tuvo un gran rendimiento y ojalá siga en ese nivel.

Otra alegría de la tarde fueron tres reacciones de la mayoría de la sociedad riverplatense frente a los cantos y acciones efectuados por los privilegiados del centro de la Sívori alta y al público general.

La primera, colocar una bandera con la leyenda “Clarín Miente”. En River no vamos a hacer política nacional, local, internacional… Vamos a ver a River Plate. Hacen quedar mal a un gobierno, que sigue brindando subsidios a estas fuerzas de choque, algo que no le hace bien al país. La respuesta de la San Martín Alta fue para el aplauso: “Griten por River, la puta que los pario”.

La segunda, me enorgulleció. Y fue cuando se consolidaba el triunfo de River, porque los Borrachos cantaron “River se va de la B…”. River no es Comunicaciones, Lamadrid, Excursionistas. Si van a vivir de River, por lo menos, alienten a River. La respuesta de los hinchas salió de la Sivori Baja:  “Soy de River. Soy de River”. Bien ahí.

La tercera, no tuvo que ver con los habituales del centro, sino de la mayoría de la gente que salió a repudiar el “ole, ole”. Más allá de todo, jugamos contra Instituto de Córdoba de local. Vayamos despacio, con humildad y sin conformismo.

Estoy satisfecho por este triunfo.

River estuvo a la altura de las exigencias y de su historia. Había que ganar y se ganó. Había que mejorar en el juego y se logró. Ahora, a seguir adelante, a no conformarse nunca y a seguir adelante con un gran juego y ganando siempre.

“Que gane River, todo el año es carnaval”.

Por Gastón Corti

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental