“Vine de cabulero”

El presidente estuvo en Ezeiza y se permitió bromear. Es que fue a la práctica luego del 0-1 con Atlanta y River se recuperó. 

Hace diez días, luego de la caída con Atlanta, Daniel Passarella fue al entrenamiento de River. Allí, en más de media hora, el presidente bajó línea: le brindó todo el apoyo al plantel en un momento clave. Y los de Almeyda se pusieron de pie nuevamente frente a Huracán. Ahora, a dos días de jugar frente a Instituto, el Kaiser volvió a pasar por Ezeiza. Y se resalta porque son poco comunes las visitas de Passarella en las prácticas. A la salida del predio, ventanilla de su auto de por medio, el Gran Capitán tiró: “Vine de cabulero”.

Y no estuvo sólo. Porque también pasó Fernando Cáceres, homenajeado hace un mes por los dirigentes tras una iniciativa de Matías Almeyda y Gabriel Amato, con los que compartió el plantel del Showbol. El Negro continúa con su recuperación tras ser baleado en un intento de asalto, en noviembre de 2009.