Ascender no es un mérito, es una obligación

Belén Vitale tiene tan solo 24 años. Ella, junto a un grupo de hinchas, hicieron la bandera que pasó a representar el sentimiento de muchos, en este momento tan “antinatural”, tal como lo expresó en Pasión Monumental Radio en el día de ayer.  

“La iniciativa de hacer la bandera no es algo que se pensó de un día para el otro, representa a muchos hinchas que hace mucho estamos disconformes con mucho de lo que estuvo pasando en este último tiempo en River, y con el descenso.”  Ella junto a sus amigos, como Agustín D’Alesio, aunque han vivido tan solo un poco de la historia millonaria, supieron expresar en pocas líneas este momento tan particular. Para algunos jugadores será un mérito, un esfuerzo y un logro, pero lo más importante, el ascenso es una obligación, por lo que significa River.

“Si bien estamos de acuerdo con el apoyar a River en las buenas y en las malas, nos parece que no hay mucho espacio para que el hincha exprese su disconformismo. River tiene que reivindicar su lugar, el lugar que siempre tuvo, como hinchas tenemos la función de exigir, además de alentar y apoyar, que se hagan las cosas bien.”  Belén piensa que sí se los va a reconocer a los jugadores que asciendan, pero de nuevo, lo que hay que remarcar es la obligación. “A pesar de que es un mérito, es natural que River este en primera, es antinatural lo que pasa, y los jugadores tienen que estar concientes de eso, del querer volver a ser”.

El momento de llevar la bandera al estadio, y de darla a conocer, fue este último partido en el Monumental. “Yo venía con mi hermana en el colectivo llevando la bandera, y le decía, imaginate si se llega a generar revuelo por esto, si llega a salir en los medios, es algo utópico.” Es que ni ella ni sus amigos imaginaban esta repercusión. “Teníamos hasta miedo, está instalada  la idea de que no se puede criticar nada, teníamos miedo a que vieran la bandera. Al principio la escondimos para que no se viera el mensaje.” Ellos consideran que las palabras no son nada agresivas, ni buscan nadie, simplemente marcan lo que muchos hinchas sienten.

Está claro que se debe reconocer el trabajo de todos los que quieren que River ascienda, y que el ascenso el que quiere lo va a festejar y el que quiere no, “es ridículo no dejar a una persona que no festeje un triunfo. Salir de eso va a ser un alivio, cada uno lo hará como lo siente. Ir al obelisco y festejar el campeonato no me parece, pero va a ser un desahogo, cada uno lo hará como lo siente” y como le salga…

Es que, como dice Gastón Corti en otra de las notas, “si fuera por poner el pecho, todos los hinchas seríamos ídolos”.  “El título de ídolo se lo tienen que ganar los jugadores, todos los días con sacrificio y trabajo”, concluyó Belén.

Por Luciana Flesler