A veces lo imagino


A continuación, queremos compartir, a pedido de los oyentes, las palabras de un hincha, Leandro, que llamó como tantos a Pasión Monumental Radio (domingo 15 de abril de 2012), expresando sus sentimientos más profundos en unas pocas líneas, logrando representar a muchos de nosotros. Más adelante te presentaremos al protagonista.

 

A veces lo imagino

A veces quiero imaginar que ya aprendimos, que si River asciende Almeyda va a renunciar y van a volver ORTEGA Y RAMÓN, y Passarella dejará su estúpido y torpe egoísmo de lado y traerá al técnico más ganador, ese al que cuando echaron River se derrumbó.

A veces imagino que van a expulsar como socio del club para siempre a Aguilar y River va a volver a ser famoso por ganar, gustar y golear y ya no más por padecer y padecer.

A veces imagino que la triste oposición dejará de tirar mala onda y hacer demagogia.

A veces imagino que el oficialismo dejará de tirar mala onda y hacer demagogia o decir que la “B” nos conviene económicamente, quedémonos en la “B” entonces si nos conviene económicamente….

A veces imagino que los periodistas partidarios callaron por torpes y no por intereses los ocho años de Aguilar. A veces imagino que la masa riverplatense no se manifestó más por ignorancia que por cobardía.

A veces imagino que el futuro liberador está más cerca que el pasado y hasta que el mismo presente.

A veces lo imagino, imagino un River recuperando todo lo que se perdió, todo lo que solito se sacó. Y vuelvo a ver la final del 96, la del 97, los tricampeonatos, el 99, y nosotros cantándoles a todos los demás y no que cada sábado sea la oportunidad para que los demás descarguen lo que no pueden durante el resto de su existencia. No quiero que River sea más el psicoanalista del resto de los equipos, el que los haga conocidos,  quisiera que sea el que los vuelva a golear y a gastar, quisiera escuchar el “ole” más seguido que el “ponga huevo”,  pero la imaginación no es la realidad.

Por eso mientras tanto, mientras imagino y quiero seguir imaginando, tengo que convivir con la realidad, con esa que me dice que el domingo, lo más probable es un empate o una victoria visitante, porque este River siglo XXI, ya jugó el partido más importante, y lo perdió, con todo a su favor, lo perdió y nos lo hacen saber, cada sábado y nos lo harán saber para siempre. Por más que llenemos diez Monumentales y nos quedemos afónicos, el Monumental que se tenía que llenar de fútbol, garra y gloria, quedó vació, roto y silenciado.

A veces lo imagino…   ¡Gracias Leandro!

 

 

 

Por Luciana Flesler