¡Feliz cumpleaños, Mono Burgos!

Uno de los arqueros más queridos por todos los riverplatenses, hoy cumple 43 años. Este es nuestro homenaje.

Germán Adrián Ramón Burgos nació  el 16 de abril de 1969, en Mar del Plata. Comenzó su carrera como arquero en Florida, un club de la ciudad costera. Siguió en Ferro, River, Mallorca y Atlético de Madrid. Actualmente, es ayudante de campo de Diego Simeone en el Atlético Madrid, del que también forma parte Radamel Falcao.

El “Mono”, debido a su 1,88 de altura y su aspecto “aguerrido”, como todos saben, es hincha de River, y  tiene una banda de rock y blues llamada “The Garb” (las iniciales de su nombre), combinando sus dos pasiones. Vistió los colores de  la banda entre 1993 y 1999. Obtuvo los títulos de la Copa Libertadores 96, la Supercopa 97, el Clausura 97, los Apertura del 93, 94,96 97, 98 y 99. En la selección jugó 38 partidos.

“Necesito un partido de despedida en River, soy muy hincha y no van a zafar así nomás de mi”, decía antes de retirarse. “Quiero que el día que me retire de River, no sea al estilo clásico, con lagrimita, sino poner un escenario y que haya rock mientas dure el partido, con asado, comida, mujeres y chicos gritando. No quiero una despedida aburrida, quiero una gran fiesta”.

Quien no recuerda sus atajadas, como contra el América de Cali en el 96, o sus monadas, o el gol que le hizo Chilavert de arco a arco. Usaba gorras durante los partidos, aunque no era lo correcto. Hasta fue comentarista de programas deportivos en España, y entrenador deportivo en el Reality Show “Footbol Cracks”. Y un dato curioso, fue protagonista de una propaganda del Atlético Madrid en su vuelta a primera división con el lema: “ya estamos aquí”.

En el 2003 lo operaron de un tumor maligno en el riñón, y volvió al Atlético Madrid para retirarse como jugador. “Creo que todo lo que me pasó fue por culpa del tabaco y voy a dejarlo. Les digo a todos los fumadores que lo dejen. Mi forma de devolverle el cariño a la gente es dejando de fumar. Los 35 puntos quirúrgicos que llevo por dentro me lo recordaran toda la vida”.

El Mono tuvo dos programas de radio en España, donde hablaba de sus dos pasiones, el fútbol y la música. “La música es mi destino cuando me retire del fútbol. Voy a agarrar un micro y me voy a ir de gira con mi banda por las rutas del mundo. Y espero poder tocar hasta el último de mis días,  eso sí, lo podré hacer cuando  la música sea buena”.

Además, ayuda con los chicos del Garraham, entre otras cosas.  Tiene un espíritu luchador, combativo, enérgico, como lo describe él mismo, guerrero como en la calle, como en el tango y el rock. “Un espíritu callejero  que no olvidás cuando  llegás lejos, y cuando vas mal te mantenés en la lucha. Si no entregas nada, no te reconocen nada.”

“Estoy seguro de que River va a ascender”, declaró hace poco, elogiando también el trabajo de Almeyda y la capacidad de David Trezeguet. “Un equipo de fútbol es como una orquesta, cuando más tiempo de ensayo tenga el grupo, mejor”, definió. Y en cuanto a su manera de jugar: “muchos hablan de los estilos de los arqueros. ¿Sabés cuál era el mío? Agarrarla como fuera. No me importaba la pureza de la técnica, sino tener la pelota entre mis manos. Todos decían que estaba loco, pero en mi área, había que animarse a entrar. Yo salía con la pierna bien arriba para demostrar quién mandaba. El área es la casa del arquero. Para entrar tenés que tocar la puerta. Y aún así no te dejo pasar. Y si venís de prepo, cobrás. Yo me hacía respetar”. ¡Feliz cumpleaños Mono!

Por Luciana Flesler