Uno por uno vs. Quilmes

Pasión Monumental analiza las actuaciones individuales del triunfo de River ante el Cervecero, por los octavos de final de la Copa Argentina. El mejor, David Trezeguet.

Leandro Chichizola (7): en su vuelta al arco, tuvo una atajada impresionante sacando un cabezazo con una volada. Fue clave esa intervención, porque el partido aún estaba 0 a 0.

Luciano Abecasis (4): no logra volver al nivel mostrado hasta hace poco. Fue reemplazado.

Germán Pezzella (5): sufrió mucho con las diagonales de Martín Cauteruccio.

Ramiro Funes Mori (5): desprolijo en la salida, bartoleó innecesariamente la pelota. Con presencia en las dos áreas.

Juan Manuel Díaz (6): el más parejo de los del fondo.

Nicolás Domingo (5): incómodo como 8 “mentiroso”, de a ratos no defendió ni atacó.

Cristian Ledesma (5): le pesó la inactividad, no estuvo fino con la pelota, un sello característico del Lobo.

Martín Aguirre (5): le costó muchísimo como enganche, aunque tuvo su característico despliegue.

César González (6,5): la mejor versión del venezolano en River. Activo, pidiendo la pelota, buscó conectarse siempre con sus compañeros.

Rogelio Funes Mori (6): metió el tiro/pase en el primer gol, hizo el trabajo sucio para que Trezeguet esté más cómodo.

David Trezeguet (7): oportunista, con olfato para estar en el lugar justo. Abrió el partido. Jerarquía pura.

Los que ingresaron:

Daniel Villalva (6,5): venía jugando como volante, pero entró por Trezeguet y metió un golazo actuando de punta.

Juan Cazares (5): el ecuatoriano fue discontinuo, pero corrió mucho y colaboró en la marca.

Leandro González Pirez (-): pocos minutos como lateral derecho. Hizo alguna falta de más sobre el costado que comprometió mucho al equipo.

Por Leandro Buonsante

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental