River, el país menos algunos: filial San Luis

Seguimos viajando por la Argentina con los colores. En esta oportunidad te contamos la historia de la  filial puntana, un sentimiento potenciado a la distancia.

Carlos Javier Iglesias tiene tan solo 20 años, vive en la capital de la provincia cuyana, y ya es el presidente de la filial. El 16 de abril cumplirán un año de existencia, como muchas otras que se han creado  alrededor del país, casualmente compartiendo la etapa más difícil por la que puede pasar un club. “Necesitábamos un espacio para los que compartimos la misma pasión en la provincia y sus alrededores .Somos  100 socios activos y trabajamos junto con las filiales amigas de San Juan, San Rafael, Rivadavia, Merlo y Villa Mercedes, también de  San Luis. Además, aprovecho para agradecerle a Rodolfo Velazquez, padrino de la Filial, que es la persona que nos  ayuda dentro de River.”

Él, junto a sus compañeros, se reúnen para ver todos los partidos cuando no pueden viajar, también  juegan  al fútbol, al truco y a la Play Station. Este mes, además, comenzaron a  realizar actividades para colaborar con los que menos tienen y les fue muy bien. “Vamos a Bs  As, al glorioso  Monumental unas 3 o 4 veces por campeonato, y siempre que  River juega en Mendoza, Córdoba o San Juan sacamos uno o dos micros. Como vamos menos, siempre es especial y lo vivimos de una forma única.” Un agradecimiento a Rodolfo Velazquez, es el padrino de la Filial y Persona q los ayuda dentro de River.

Carlos es muy joven, casi que de la nueva generación riverplatense, por eso su primer gran  recuerdo de River es el Gol de Crespo por la Final de la Libertadores en el 96:”Tenia 4 años y todavía me acuerdo de esa noche. Igual que el gol de Salas de 40 metros vs. Palmeiras, era muy chico pero me marcó mucho. Nací así, nadie me dijo de que club tenía que ser, nací gallina”. Él asegura que “somos el país menos algunos, por eso en nuestra provincia también somos mayoría. Los partidos veo en la filial, aunque últimamente me quedo encerrado en mi dormitorio porque me ganan los nervios, estamos en una etapa dura.”

A veces la distancia potencia la pasión, y para él y sus amigos, River es su vida.” Esta etapa demuestra que más que nunca los hinchas apoyamos al equipo, que esta fuera de toda categoría”. Sus ídolos son el Enzo, el Beto Alonso y Amadeo Carrizo. “A la distancia el fútbol y la pasión se viven diferente, si estuviéramos más cerca iríamos a la cancha, pero acá lo vivimos en la filial, como si estuviésemos ahí. ¿Que si estamos locos? Puede ser, yo estuve dos noches sin dormir armando un viaje a Córdoba con la filial para ir a ver un partido. Y sí, es una locura, como dijo nuestro Angelito, la del país menos algunos…

Por Luciana Flesler