Marca la diferencia

David Trezeguet no pudo acomodarse por momentos de la mejor manera, pero en la segunda parte, demostró su calidad y excelencia a la hora de definir, anotando en dos ocasiones para la victoria del Millo.

Luego del empate ante Gimnasia y Esgrima de La Plata, mucho se había hablado sobre la relación que tenía Cavenaghi con el delantero franco-argentino. “Supongo que le quieren hacer mal a River. Nos llevamos muy bien, tenemos un grupo excelente, incluido el cuerpo técnico. Todos los 9 somos un poco egoístas, son situaciones, siempre van a decir algo”, declaró el Cavegol, desmintiendo todos los rumores que se habían generado.

Lo cierto es que en todo el primer tiempo, a los atacantes de River les costó mucho entrar en contacto con la pelota. El Torito y Trezeguet participaron muy poco y no tuvieron una sola chance para definir. Por su parte, Alejandro Domínguez, que actuó nuevamente como enganche, no pudo manejar los tiempos ni asistir a sus compañeros.

No pueden adaptarse

Tras la salida del Chori y Cavenaghi, Trezeguet se transformó en otro jugador. Sus movimientos eran distintos, se sentía con más libertad, se asoció mucho con los volantes e incluso retrocedió para intervenir en la creación y dejó en claro nuevamente que tiene una jerarquía notable, esta vez marcando un gol de penal y un golazo que se clavó en el ángulo superior izquierdo del arquero rival, Carlos De Giorgi.

Por Ignacio Román

Imagen: Nicolás Aboaf / Pasión Monumental