River, el primer club de América en reglamentar el Derecho a la Información al socio

(DOCUMENTOS ICLUIDOS) Como resultado de la asamblea terminada hoy por la noche, y por unanimidad, oficialismo y oposición se pusieron de acuerdo. Se trata de un beneficio que coloca al club como pionero en todo el continente. El objetivo: incrementar la participación del socio,  lograr mayor transparencia en el fútbol y en las instituciones deportivas.

Algo inédito, que sin dudas ilusiona. El destino quiso que fuera en el mismo día en el que se cumplen nueve meses del peor momento en la historia millonaria. Con la presencia de 92 integrantes de 150, de la actual dirigencia y de la minoría, además de diferentes agrupaciones y socios, el Derecho a la información al socio ya es un hecho.  Se pondrá en vigencia a partir de diciembre de 2013, luego de las próximas elecciones en el club. Porque es algo que  trasciende cualquier gestión. Es un ejemplo para que, quizás, por fin comience a cambiar la historia.

Se realizó  en una asamblea, un día en el que el club está cerrado, en un cuarto intermedio, solo para tratar este tema. Por primera vez desde que asumió Passarella, hubo acuerdo entre todas las partes. Lo que se venía discutiendo desde el 2007, hoy da sus frutos. Algunos de los principales puntos establecen que el Derecho a la Información puede ser un pedido individual de cada socio. El la página oficial de River se publicarán los balances, memorias y la reglamentación de este mismo derecho. También se contemplarán otros datos como la información de transferencias de jugadores. Y habrá castigos para los dirigentes que se nieguen a proporcionar datos.

De esta manera, cuando un socio quiera pedir información, una comisión de cinco representantes, incluyendo dos representantes de la minoría, decidirá proporcionársela. Ahora el socio tiene el derecho, y por qué no, la obligación de estar informado acerca de los manejos dirigenciales en su club, de su casa. Celebramos una iniciativa ejemplificadora para el deporte, y para que por fin aprendamos de los errores. Para que de una vez por todas, River comience a cambiar la historia, la que se merece, la que lo hizo y lo seguirá haciendo el más grande, lejos.

Por Luciana Flesler