Como siempre, la hinchada cumplió, pero no alcanzó

Fue un partido que comenzó muy flojo y que mejoró hacia el final, pero para la gente, que llenó la tribuna en La Plata, se escaparon dos puntos.

Sábado, 17 hs. Fecha 26 del torneo. Los hinchas de Quilmes habían salido más temprano de sus casas para no cruzarse en el camino con la parcialidad riverplatense. El futuro rival por la Copa Argentina había empatado su partido, presionando a los millonarios a no dejar pasar los tres puntos. Solo 2200 afortunados pudieron acercarse al bosque.

En este fútbol, a cualquier equipo de visitante se le da la misma cantidad de localidades, aunque River lleve mucha más gente. Las entradas se vendieron dos días antes, pero Gimnasia asegura haberlas entregado en tiempo y forma. Mucha gente siguió al micro de River que arribó al estadio. Micros en caravana y gente particular. Hace 8 partidos que el Millo no pierde, pero no alcanza, hay que ganar, cueste lo que cueste, en la segunda tarde del tridente que da esperanzas a la gente.

Desde una tribuna que deja muy incómoda a la gran cantidad de hinchas, sale el equipo a la cancha. “Memoria verdad y justicia, soberanía y democracia”, la bandera que despliegan ambos equipos. Comienza el partido, y ya va tomando temperatura. Un gol anulado para el Lobo, por posición adelantada. Una discusión entre Alejandro Domínguez y Marcelo Goux, unos manotazos, el línea a un metro solo mira la jugada.

River queda mal parado en las contras y la gente no está conforme, pero se vuelve a levantar con un cabezazo afuera del arco de Trezeguet, prácticamente la única llegada millonaria. El partido no es bueno y el equipo no puede tener la pelota. El pedido de la popular: “ponga huevos que ganamos”. La hinchada sigue alentando como lo hizo en todo momento, al término del primer tiempo, esperando que el segundo sea mucho mejor. La primera parte fue muy floja, con muchas faltas y muy poco juego, casi nada, para el olvido.

En la segunda parte, River intenta tener más la pelota pero le falta profundidad. La gente sigue cantando, pero hay que ganar, sí o sí, tanto sacrificio tiene que dar sus  frutos. Otro cabezazo de Trezeguet muy cerca del primer tanto. El partido se hace más entretenido, y las tribunas responden. Entra Martín Aguirre y una plancha de Goux, deja a Gimnasia con diez jugadores. Ahora River inclina la cancha. Es el momento. El arquero del Lobo le ataja lo que era el gol del partido al Gula. Algunas situaciones más, los minutos pasan.

Finalmente se termina el encuentro. Y sí, se escapan dos puntos. Habrá que esperar el final de la fecha con el resultado de Instituto de Córdoba. No importa en qué cancha juegue River, no importa con quién, la gente siempre está, pero el equipo no puede hacer diferencia. Sumar de a tres parece cada vez más difícil. Ahora sí, la hinchada se va muy disconforme, se escapa el partido, en el Monumental habrá que ganar, no hay otro resultado posible.

Por Luciana Flesler

Imagen: Playfútbol