Un orgullo riverplatense

Matías Almeyda fue premiado esta tarde como “Personalidad Destacada del Deporte”, por la Legislatura Porteña. Alrededor de 400 personas acompañaron al Pelado en el acto del que también participó Daniel Alberto Passarella.

Fue un acontecimiento emotivo. Los hinchas se volcaron en gran número al Salón Dorado de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para compartir con su ídolo el galardón que recibió por ser considerado un protagonista importante dentro del deporte del país y por su compromiso social.

En el acto estuvieron presentes el cuerpo técnico de River, la familia del entrenador, dirigentes de la institución de Núñez, y el presidente del club, quien recibió elogios por parte de Almeyda, más allá de que fue insultado por la gente cuando subió al escenario para saludar al DT millonario.

María Raquel Herrero, una de las diputadas del PRO, fue la encargada de impulsar el proyecto. Por eso tomó la palabra y leyó una emotiva carta que un hincha le escribió al exjugador. Luego, el diputado Cristian Ritondo también habló sobre las razones que llevaron a la decisión de destacar a Almeyda. “No lo premiamos solo por su trabajo en River, sino por su compromiso con la sociedad”, destacó.

Más tarde, se proyectó un video en el que se pudo ver desde la primera etapa de Almeyda como futbolista, pasando por su vuelta a River hasta su actual mandato como director técnico. Además, se mostraron imágenes de diferentes actos solidarios en los que participó, demostrando el gran compromiso del entrenador del Millo. Inmediatamente, se hizo entrega del diploma que el Pelado recibió junto con su mujer y sus tres hijas.

Por último, llegó el momento de las palabras de Almeyda, quien le agradeció a  todas las personas que hicieron posible el reconocimiento, pero principalmente a la gente de River: “Le quiero agradecer al pueblo riverplatense por todo el cariño que me han demostrado en todas mis etapas como futbolista. Por ustedes yo he vuelto a ser feliz”. Y agregó: “Soy un orgulloso de ser de River, el cariño que me tienen a mí yo se los voy a tener toda mi vida. Lamentablemente, hoy yo estoy como entrenador y sé que con el tiempo se puede ir desgastando la relación, no de todos, pero sí de una parte”.

Fue un acto que seguramente quedará en la memoria de Almeyda por muchos años y en el que la gente acompañó cantando durante toda la ceremonia. Un premio a un grande de River que puso el pecho en el momento más duro de la historia. ¡Felicitaciones, Pelado!

Por Antonella Valderrey

Imagen: Olé