Uno por uno vs. Deportivo Merlo

Pasión Monumental analiza la actuación de cada jugador de River, tras la victoria 3-0 sobre el conjunto de zona Oeste, en uno de los partidos correspondientes a la vigésimo quinta fecha de la B Nacional.

Daniel Vega (6): tuvo una tarde muy tranquila en Liniers, donde contuvo dos remates bastante accesibles y no se complicó a la hora de jugar con los pies. De esa manera, acumuló su cuarta valla invicta en la categoría.

Luciano Vella (5): alternó buenas con malas durante todo el encuentro. Por lo general, se proyectó con mucho criterio, aunque sin puntería para la resolución, tanto en los centros como los remates. En defensa, no se complicó.

Jonatan Maidana (6): el más regular del fondo, sin dudas. Solucionó algunos errores ajenos y se mostró muy firme en la marca, a pesar de que tampoco fue demasiado exigido en el José Amalfitani.

Ramiro Funes Mori (4): se complicó solo. Flojo en los rechazos y en el mano a mano, sobre todo cuando lo encaró el colombiano Oswaldo Blanco. Mejoró un poco en el complemento, pero no le alcanzó para aprobar.

Juan Manuel Díaz (5): aunque cayó en varias desprolijidades futbolísticas, siempre apeló a las opciones más simple. En consecuencia, no sufrió inconvenientes, excepto en una de las dos chances claras del conjunto visitante.

Carlos Sánchez (6): sigue sin encontrar la regularidad que necesita. De todas formas, fue desequilibrante en el complemento, cuando los espacios y el cansancio rival le permitieron hacer prevalecer su potencia y velocidad.

Leonardo Ponzio (5,5): muy lento en el comienzo. Entre la presión de los volantes de Merlo y su propio exceso en la tenencia, causó nerviosismo en los hinchas. De a poco fue mejorando, empezó a mostrar aciertos y, sobre el final, dio el pase para el 3-0.

Lucas Ocampos (5,5): amagó más de lo que pudo concretar. Con movimientos inteligentes y sencillez para dejar a los adversarios en el camino, se mostró como la variante ofensiva de siempre, pero al pisar el área no supo de qué manera finalizar las jugadas. Envió el centro del 1-0.

Alejandro Domínguez (6): persistente, pese a las dificultades para hallar los huecos. Buscó una y otra vez, por eso el 1-0 le dio un tiempo más para distribuir el juego. De esa manera, fue el responsable de aportar la asistencia en el segundo tanto.

Fernando Cavenaghi (8): le costó mucho entrar en contacto con la pelota, aunque siempre logró apurar la salida del fondo rival e incluso pudo obstruirla un par de veces. Sin embargo, lo suyo es el gol y hoy se destapó con dos definiciones bárbaras. Eficaz al 100%.

David Trezeguet (7): al igual que el Torito, no tuvo demasiadas intervenciones con el balón. Pero como goleador de elite que es, aprovechó su única situación para abrir la cuenta. Luego, descargó para el Chori en el 2-0 y su presencia fue una amenaza constante.

Los que ingresaron

Martín Aguirre (-): ingresó a los 31 minutos de la segunda etapa, en reemplazo de Ocampos. Compartió el medio campo con Ponzio y se animó a avanzar con frecuencia, al punto tal que casi marca con un derechazo desde afuera. Fue amonestado.

Gabriel Funes Mori (-): entró a los 36 del complemento por Trezeguet. Desperdició una oportunidad bastante clara cuando se llevó puesta la pelota, luego de que el arquero Darío Capogrosso la perdiera. En sus pocos minutos, voluntarioso, pero flojo.

Ezequiel Cirigliano (-): a siete de los 90 reglamentarios, sustituyó a Domínguez. Prolijo y con recuperación. Si bien perdió su lugar entre los once, dejó en claro que piensa dar batalla para volver a la titularidad.

Por Germán Balcarce

Imagen: Olé