Teléfono descompuesto

Braulio Vázquez, secretario técnico del Valencia, reconoció que no recibió notificación alguna de River por la extensión del vínculo de Alejandro Domínguez. Lo cierto es que es muy complicado que el delantero continúe en Núñez.

Más allá de que se estén disputando instancias decisivas para el futuro inmediato, es inevitable pensar en lo que va a pasar después de junio, cuando llegue el momento de rearmar el plantel de cara a la temporada 2012-2013. En teoría se ubican como prioridades la renovación de los contratos de Fernando Cavenaghi, llamativamente en espera, y la extensión del préstamo del Chori. La negociación, en el caso de este último, es aun más compleja que la del goleador.

El pase de Domínguez pertenece al Valencia español, que pago una cifra por su pase imposible de igualar para Daniel Passarella. Otro obstáculo que dificultaría la permanencia del jugador en el fútbol argentino es la posibilidad concreta de que algún club europeo ande con ganas de tenerlo en sus filas. En este caso lo cierto es que Rubin Kazan, equipo perteneciente a la liga rusa, donde el 10 jugó durante los períodos  2004-2006 y 2009-2010 y es casi un ídolo, habría preguntado por él.

Vázquez, en su rol de manager, manifestó públicamente –en declaraciones a Olé- estar esperando el llamado de Núñez para negociar, pero por ahora el teléfono no ha sonado. Desde el entorno del presidente de River dicen que se está diagramando la manera más conveniente de obtener su pase o prorrogar el contrato sin invertir mucho dinero, aunque por ahora no hay nada formal.

En definitiva, hay argumentos para asegurar que las tratativas van a ser complicadas e incluso el propio Chori sabe que puede verse forzado a abandonar el club al que quiso volver, solo por amor a la camiseta, dentro de un par de meses.

Por Sebastián Leanza

Imagen: Wally / Pasión Monumental