Argentina es de River: Filial Fernando Cavenaghi, Corrientes

La recorrida de River alrededor del país le permite acercarse a la gente que no tiene la posibilidad de verlo todos los fines de semana y, además, de asociarse, formar nuevas filiales y hacer actividades solidarias. Aquí la historia de nuestros hermanos del Norte.

Macarena tiene 20 años. Es chaqueña, pero vive en la ciudad de Corrientes. Integra la filial que lleva el nombre del goleador del equipo. Como muchos otros, siempre siguió a River, pero en noviembre del año pasado fue parte de un grupo que comenzó a convocarse en las redes sociales, de boca en boca, acompañando a La Banda en las malas, aunque nunca imaginarían lo que vendría después.

Quizás el destino quiso unir a estas personas para soportar el actual momento del Millonario. “Ya somos 72 en el grupo, y por suerte 62 se pudieron hacer socios en la filial, sobre todo cuando River visitó esta parte del país. No solo seguimos al equipo, sino que actualmente estamos ayudando a algunos comedores comunitarios. Empezamos llevándoles alimentos. Nuestro deseo es que en un futuro no muy lejano podamos armar equipos de fútbol con los chicos de estos comedores, y por qué no también chicas”.

Los hinchas se juntaban en una estación de servicio, pero a medida que fue creciendo el grupo se tuvieron que mudar a un bar que ofreció uno de ellos. “Como siempre, es una fiesta. Cuando tenemos la posibilidad seguimos a River a donde sea, preferimos ir a casa (el Monumental), ¡pero con tal de verlo al Millo, vamos a cualquier lugar!”.  Además se juntan con otras filiales o agrupaciones, como “Resistencia Millonaria”, con las que también hacen diversas actividades.

Macarena asegura que son muchos los hinchas de River en Corrientes y que en este momento se vive la pasión como nunca, sienten que cada partido es una final. “Es difícil explicar con palabras lo que es ser hincha de River, es sentir ese amor, ese fuego en el pecho que me dice que no lo cambiaría por nada del mundo”.  Asegura que River siempre fue grande, pero ahora todo se magnificó, y desde ahí mucho más, porque al no tener tantas posibilidades de ver al equipo, la gente hace cosas increíbles cuando tiene la oportunidad.  “Mi ex novio que vivía en Buenos Aires me dio a elegir entre él o ir a la cancha,  jugaba al rugby y tenía una final el mismo día que jugaba el Millo. Es así que cuando volví del estadio mis bolsos estaban en la puerta del departamento.”

Es el deseo de Macarena y sus compañeros un River más federal, en cuanto a lo institucional.  Porque para ser hincha de River no importan las distancias, el tiempo, el lugar o la edad. “Es una locura que pocos entienden, es imposible de explicar, es algo que se siente. A los hinchas que están por todo el país y por todo el mundo les doy las gracias por compartir este amor, les digo que no bajemos los brazos, que vamos a salir. Un tropezón no es caída, somos grandes y la historia nos avala. Es más, la  historia recién empieza, tenemos lo más importante, los hinchas y los jugadores que dejan la vida por los colores. Somos el país y somos la envidia de todos”.

Si querés contarnos como seguís al Millo desde tu ciudad, contactate  con Pasión Monumental a través de nuestro Facebook o Twitter (@pmonumental).

Por Luciana Flesler

Imagen: Pasión Monumental