La hora de Trezeguet

Luego de haber hecho dos goles en tan sólo 45 minutos, el delantero franco-argentino pide pista y Matías Almeyda se encuentra entusiasmado, al punto tal de que su idea es probar otro esquema táctica durante la semana.

Sus números impresionan. Realmente son de otra categoría y propios de un goleador con suficiente jerarquía para jugar en cualquier parte del mundo. Sin embargo, David Trezeguet quiso darse el gusto de vestir la camiseta de River y, a través de sus definiciones, está dejando en claro que no se trata de una simple despedida profesional ni mucho menos. Con 106 minutos distribuidos en cuatro partidos de la B Nacional, hizo cuatro goles. ¿Cuántas veces pateó? Nada más que cinco.

Está claro que el atacante de 34 años ya disipó las dudas en cuanto a lo físico. Si bien es cierto que el cuerpo técnico le dio un partido entero nada más que en Catamarca, la intención es sumarlo a la titularidad, aunque para eso habrá que rearmar el tablero, con serias posibilidades de que Luciano Abecasis y Juan Manuel Díaz pierdan su lugar entre los once. ¿Cómo sería el nuevo dibujo? Un 3-4-1-2, sin descartar la variante de un 4-3-1-2, con Alejandro Domínguez como enganche en ambos casos.

“La semana corta no nos dejó practicarlo y tuvimos que improvisar durante el partido. Esta semana vamos a trabajar con tres en el fondo o con un 4-3-1-2. Hay que ver cómo se recuperan físicamente los jugadores”, explicó el Pelado, una vez finalizado el encuentro de anoche ante Defensa y Justicia. Lo cierto es que si aplica una línea de tres, Jonatan Maidana y Ramiro Funes Mori conservarían la titularidad, mientras que ingresarían Germán Pezzella o Leandro González Pirez.

El medio campo continuaría de la misma manera, es decir con Carlos Sánchez, Ezequiel Cirigliano, Leonardo Ponzio y Lucas Ocampos. Unos metros más adelante, el Chori, en tanto que Fernando Cavenaghi y Trezeguet compartirían la nueva fórmula ofensiva. Es que a esta altura de las circunstancias, el goleador nacido en Europa pide pista a fuerza de goles y peso específico a la hora de pisar el área de enfrente. Llegó su hora y es el momento indicado.

Por Germán Balcarce

Imagen: Pasión Monumental