Los goles tempraneros no fueron suficientes

Tanto en el primero como en el segundo tiempo, River salió a la cancha prácticamente con un tanto desde el vestuario, pero no lo supo aprovechar.

Lucas Ocampos, a los dos minutos de la etapa inicial, y David Trezeguet, a los cuatro del complemento, pusieron en ventaja al Millo. En ambos casos, parecía que el equipo de Matías Almeyda iba a ser beneficiado por la ventaja para jugar más tranquilo y abrir el partido.

Sin embargo, en ninguno de las dos ocasiones fue así. Es que apenas unos minutos después de cada gol, Defensa y Justicia logró poner las cosas como en el inicio. Matías Díaz, primero, y Ramiro Funes Mori, en contra, en el segundo tiempo.

La historia marcó que Víctor Piriz Alvez y Trezeguet iban a poner números definitivos al partidazo de La Plata, pero lo cierto es que no abrir los partidos rápidamente era uno de los mayores déficit de este River. Y aunque hoy pudo hacerlo, no lo aprovechó y se fue con el sabor amargo de un encuentro que lo dejó nuevamente sin la punta del campeonato.

Por Antonella Valderrey

Imagen: Olé