Uno por uno vs. Defensa

Pasión Monumental analiza la actuación de cada jugador de River, tras el empate 3-3 frente a Defensa y Justicia, en el Estadio Ciudad de La Plata, por la vigésima fecha de la B Nacional.

Daniel Vega (2,5): demasiado inseguro. Un centro complicado de Matías Díaz terminó ingresando por el ángulo superior izquierdo y lo marcó para toda la noche. No impuso su condición de arquero en el área chica, por eso cada envío aéreo fue un verdadero suplicio. Si bien tuvo algunas atajadas buenas, dejó una imagen preocupante.

Luciano Abecasis (3,5): muy flojo. Perdió la espalda varias veces con M.Díaz, no supo ser salida y, como si fuera poco, entorpeció un avance del mediocampista derecho. Tan mal anduvo que Matías Almeyda decidió que el defensor no saliera a jugar en el segundo tiempo.

Jonatan Maidana (5): evitó dos goles rivales y se anticipó en varios oportunidades, pero dejó mucho que desear cuando la pelota viajó por arriba, en cada tiro de esquina. Fue el único del fondo que cumplió una tarea relativamente aceptable.

Ramiro Funes Mori (3): además de haber hecho un gol en contra, estuvo lejos de brindar confianza, tanto en lo alto como por lo bajo. Lento para llegar a los cruces y sin comunicación con Vega. Su peor actuación desde que forma parte del plantel profesional.

Juan Manuel Díaz (3): otro de nivel bastante pobre. Había empezado correctamente, pero luego dio ventajas por su costado, dudó en la salida fue desprolijo y cometió una falta que terminó en tarjeta amarilla. Se proyectó tan sólo una vez en toda la noche.

Carlos Sánchez (4,5): sin Abecasis como socio acertado, el volante uruguayo no fue incisivo y tampoco aportó sus centros envenenados. Amonestado por simular en un mano a mano que desperdició, tuvo como única postal destacada el envío para conseguir el 2-1 parcial en favor de River. El resto de lo que hizo, para el olvido.

Ezequiel Cirigliano (4,5): los rivales se encargaron de que no tuviera tiempo y espacio para distribuir el juego, como lo hace habitualmente. A veces, fue impreciso. Pero también demostró claridad en situaciones difíciles. Sin embargo, el técnico optó por sustituirlo.

Leonardo Ponzio (4,5): al igual que su compañero del círculo central, se vio asfixiado por la presión local. Logró reponerse en algunas ocasiones e incluso fue víctima cinco infracciones, dejando en claro que lo derribaron bastante. También vio la amarilla cerca del final.

Lucas Ocampos (6,5): perseverante y con suficiente inteligencia para quitarle el balón a un defensor rival y definir con mucha serenidad en el 1-0. Colaboró con la recuperación mediante su garra y retroceso, aunque le costó tener participación a raíz de la ausencia de juego.

Alejandro Domínguez (5,5): un centro que casi termina en gol y un pase bárbaro que Sánchez no supo aprovechar. El Chori se mostró siempre, recibió varias faltas, pero Juan Pablo Pompei sancionó poco y nada. Luego, el rendimiento del 10 tuvo altibajos.

Fernando Cavenaghi (4): lento. Cayó tres veces en posición adelantada y tampoco concretó la única chance que tuvo. Intentó aportar lo suyo en la generación ofensiva, pero no dio mayores réditos, al punto tal de que fue reemplazado.

Los que ingresaron

David Trezeguet (8): un cabezazo perfecto para el 2-1 parcial y oportunismo en estado puro para conseguir el 3-3 definitivo. Dos remates, dos goles. Una vez más, dejó en claro que tiene una jerarquía notable y, a esta altura, pide pista para ser titular.

Martín Aguirre (5): alternó aciertos con errores. Le dio aire al equipo y combate en la línea de volantes. Incluso, supo leer el trámite del partido para exprimir los espacios al máximo, aunque no siempre salió bien.

Gabriel Funes Mori (4): intrascendente. La voluntad y el empeño de costumbre, pero sin peso en los últimos metros. Desperdició un cabezazo en soledad, en posición dudosa. Almeyda apostó por el antecedente de la primera rueda y el gol en Catamarca.

Por Germán Balcarce

Imagen: Olé