Otra chance desperdiciada

 

En un partido de ida y vuelta, con muchas situaciones de gol, River empató 3-3 frente a Defensa y Justicia. De esa manera, el conjunto que dirige Matías Almeyda dejó escapar la posibilidad de quedar en lo más alto del campeonato. Y como si fuera poco, el rendimiento fue muy preocupante, teniendo en cuenta que el local estuvo más cerca de la victoria.

De ninguna manera el punto se puede considerar positivo. Era una oportunidad única para salir adelante y alejarse de la zona de Promoción. Sin embargo, el equipo de Núñez sufrió demasiados inconvenientes defensivos, no tuvo elaboración en el medio campo y fue bastante ingenuo en varias acciones del partido.

Semejante cóctel no podía terminar bien. Por eso la unidad hasta se puede tomar como un premio, aunque obviamente no haya sido útil. Si bien es cierto que Lucas Ocampos fue muy perseverante para quitarle la pelota a un defensor rival y definir con categoría, el 1-0 a los dos minutos se vio opacado cuando Matías Díaz envió un centro y Daniel Vega no pudo impedir el 1-1. Tan sólo habían pasado 480 segundos desde el inicio. A barajar y dar de nuevo.

Presionado y sin armas para una salida limpia desde el fondo, River jugó muy mal en la primera etapa. De hecho, abrió el marcador y su única llegada posterior ocurrió a los 14 minutos, cuando Alejandro Domínguez envió un centro que Fernando Cavenaghi y Ocampos no pudieron conectar para ponerse 2-1. Sin movilidad y con una imprecisión alarmante, se hizo imposible manejar la pelota. Defensa continuó atacando y casi marca el segundo.

Pero antes de que finalizara la etapa inicial, hubo dos jugadas polémicas. A los 44, Carlos Sánchez cayó en el área, tras eludir al arquero Martín Perafán. ¿Penal? No, simulación y amarilla para el volante uruguayo, quien desaprovechó un gran pase del Chori. Apenas un minuto después, Vega dio rebote en un remate de Javier Rearte y derribó a Víctor Piriz Alvez. Era falta y pena máxima, pero Juan Pablo Pompei no la sancionó.

En el complemento, el equipo de Florencio Varela mantuvo el protagonismo. Luis Jerez Silva y Jonathan López avisaron. Sin embargo, los goles que no se hacen en un arco se sufren en el propio, por eso River salió beneficiado y el ingreso de David Trezeguet dio sus frutos. Centro de Sánchez y cabezazo del delantero franco-argentino para el 2-1.

Cada pelota parada en favor de El Halcón era un suplicio. Vega no sabía imponer sus condiciones en el área chica y Ramiro Funes Mori tampoco ayudó: gol local. Otra vez 2-2. Lejos de reaccionar, el Millonario siguió dando miedo. Defensa estaba muy fuerte y con agresividad para cortarle todos los circuitos de juego, aun cuando entró Martín Aguirre.

De todas formas, Trezeguet apareció nuevamente. El Torito definió, Perafán tapó y el atacante nacido en Francia la empujó para el 3-3- definitivo. Y más allá de que River buscó la manera de llevarse la victoria, no sólo que no la mereció, sino que además no supo cómo inquietar. Los dirigidos por Ricardo Rodríguez continuaron apelando a los envíos aéreos y hicieron que La Banda sufriera hasta el final.

Está claro que el punto no alcanzó. Instituto permanece arriba, con 46. El próximo sábado, River deberá medirse contra Deportivo Merlo, que anoche igualó 0-0 contra Quilmes. Vélez será el próximo escenario en el que se presentará el Millonario, que sigue dejando incertidumbre por momentos, aunque hasta ahora viene logrando su objetivo.

Por Germán Balcarce

Imagen: Olé