El deber cumplido

El Millo se impuso 2 – 0 ante Sportivo Belgrano y pasó a los octavos de final  de la Copa Argentina. Sin embargo, dejó algunas dudas en cuanto a su funcionamiento, sobre todo en la primera etapa. En el complemento, pudo abrir el marcador y demostrar su jerarquía ante el conjunto cordobés.

Durante el primer tiempo, River no la tuvo fácil. El planteo de Daniel Primo complicó más de la cuenta al Millonario y Sportivo Belgrano tuvo chances de ponerse en ventaja. Los dirigidos por Matías Almeyda también tuvieron posibilidades de abrir el marcador, pero fallaron en la jugada final.

Lo mejor de River pasó por los pies de Daniel Villalva, que estuvo movedizo y  no dio por perdida ninguna pelota. En el inicio, el Millo tuvo la más clara del primer tiempo cuando David Trezeguet recibió un centro preciso de Martín Aguirre, controló la pelota, pero el arquero Rodrigo Barucco, se quedó con el remate del delantero. La más peligrosa para los de Córdoba fue a los 40 minutos, cuando un disparo de Ezequiel Barrionuevo se fue cerca del segundo palo de Leandro Chichizola.

Los problemas del Millo pasaron por el mediocampo, con un Nicolás Domingo errático –incluso probó al arco y su remate se fue muy desviado- y un Cristian Ledesma de poca participación en la primera etapa. En consencuencia, River no pueda mantener el dominio de la pelota y le dieron la chance al equipo cordobés de acercarse al arco de Chichizola.

En la segunda etapa, el equipo le encontró la vuelta y fue amplio dominador. Con un Martín Aguirre encendido y un Villalva que presionó en todo momento, generó situaciones de peligro y tuvo el dominio de la pelota. Fue justamente el bahiense quien puso en ventaja al equipo millonario, con un golazo desde afuera del área.

Desde allí, River mostró la superioridad y tuvo las más claras, principalmente en los pies de Trezeguet. A los 26 minutos, tras un buen pase de Domingo, con una definición que se fue cerca y a los 34 minutos, cuando el remate del delantero  franco-argentino quedó en las manos del arquero del equipo cordobés, de buena actuación en Catamarca. Gabriel Funes Mori, quien no había tenido una buena noche, puso cifras definitivas para el triunfo de River, con una excelente definición ante Barucco.

River mostró dos caras, la de un primer tiempo en el que no le encontró la vuelta al buen esquema propuesto por el técnico del equipo cordobés, y la del complemento en el que entró mejor, pudo mostrar su jerarquía, ampliar la diferencia y pasar a los octavos de final, donde lo esperará Atlanta o Quilmes. Deber cumplido, aunque deberá mejorar si quiere seguir avanzando en la Copa.

Por Antonella Valderrey

Imagen: Olé