Una goleada para volver a la punta

(POCITO, SAN JUAN – ENVIADO ESPECIAL) Con goles de  Leonardo Ponzio, los hermanos Funes Mori y David Trezeguet, River venció 4-1 a Sportivo Desamparados y recuperó la primera ubicación en la tabla de posiciones, con 43 puntos. De esa manera, si mañana Instituto no logra ganar en el Norte ante Atlético Tucumán, el Millonario quedara como único líder del campeonato.

No fue una noche perfecta ni mucho menos para el conjunto de Núñez. Sin embargo, dejó en claro la diferencia de jerarquía individual y colectiva que hay entre un equipo y otro. Es que el panorama no se presentó para nada accesible y hasta generó una amenaza seria cuando Gonzalo Parisi tuvo una oportunidad en la que Daniel Vega respondió con seguridad.

Ocho minutos después de aquella llegada local, Ponzio sacó un derechazo desde afuera y contó con la colaboración del arquero Matías Giordano. River abrió el marcador y consiguió la tranquilidad. Pero Desamparados no se dio por vencido, apostando a la movilidad constante de sus delanteros y al trabajo de David Drocco y Augusto Alvarez por los costados.

El Millonario careció de marca en el medio campo. No sólo por falencias propias, sino también por la iniciativa local de buscar directamente a los atacantes. De esa manera, el descanso llegó con un resultado abierto e incertidumbre para el visitante, que necesitaba ajustar varias piezas en el funcionamiento.

Y las soluciones aparecieron mediante la definición. Gabriel Funes Mori mostró una confianza y frialdad absoluta para aumentar la distancia, tras un pase brillante de Fernando Cavenaghi. Con el 2-0, hubo alivio y calma para manejar la pelota con seguridad. Se afianzó la tarea de los volantes y en un tiro libre ejecutado por Ponzio llegó el cabezazo de Ramiro Funes Mori para el tercero.

Matías Almeyda aprovechó la diferencia para comenzar a probar a Leandro González Pirez, en lugar de Jonatan Maidana. El conjunto sanjuanino agotó las variantes y descontó mediante un zurdazo impresionante de Ignacio Anívole, uno de los ingresados. River se durmió y casi recibe otro golpe, a pocos minutos del final y con todo lo que hubiera implicado.

Sin embargo, las modificaciones también le dieron sus réditos al Pelado. Es que David Trezeguet se quedó con las ganas en una acción que lo halló en posición adelantada, pero la que valía terminó en gol para el 4-1 definitivo. ¿El pase? Una maniobra brillante del Torito, exhibiendo su compañerismo y el pensamiento de equipo que tienen él y los demás integrantes del plantel.

Fue la tercera victoria consecutiva para alimentar las esperanzas. River tendrá un compromiso muy importante el próximo viernes, contra Quilmes, en el Monumental. Mientras tanto, puede esperar en paz y con expectativas lo que este lunes suceda cuando Instituto visite el Jardín de la República.

Por Germán Balcarce

Imagen: Wally / Pasión Monumental